Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes económicos dejan a miles de pacientes sin 'quimio' en EE UU

La reducción presupuestaria del 2% en Medicare afecta a los enfermos de cáncer mayores de 65 años

Pacientes recibiendo tratamiento de quimioterapia.
Pacientes recibiendo tratamiento de quimioterapia.

Varias clínicas han anunciado esta semana que dejarán de tratar con fármacos como la quimioterapia a los pacientes con cáncer cubiertos por Medicare (seguro federal que da asistencia sanitaria a los mayores de 65 años) en los servicios comunitarios de Estados Unidos. La razón principal que argumentan es el recorte presupuestario del 2% que este servicio sufrió el pasado 1 de abril. Una situación de desamparo que sufren también otros sectores del país, como la educación o el empleo público, tras el recorte de 85.000 millones de dólares (66.000 millones de euros) del gasto público que entró en vigor el 1 de marzo como consecuencia del llamado “secuestro”.

“Para mantenernos a flote nos hemos visto obligados a no tratar a estos pacientes. Si lo hacemos, cerraríamos en seis meses”, ha explicado a The Washington Post, Jeff Vacirca, director ejecutivo de North Shore Hematology Oncology Associates en Nueva York. “Es una decisión que hemos tomado tras debatir si atender a estos enfermos o mantenernos en el negocio”, ha añadido.

Esta reducción del 2% en el presupuesto ha sorprendido a médicos y pacientes cubiertos por Medicare. En comparación con otro tipo de medicamentos, los fármacos del cáncer requieren de la intervención de un médico para ser aplicados, requisito que ha provocado que estén incluidos en estos recortes -la reducción económica afecta principalmente a los sueldos y al personal facultativo-

Hasta ahora, el Gobierno Federal pagaba a la comunidad oncológica que trabaja en los servicios comunitarios el precio medio que cuesta la medicación de quimioterapia más un 6% de los costes por almacenarla y administrarla. Y debido a que los médicos no pueden cambiar los precios de los fármacos, estos se quejan de que este recorte del 2% habría que sacarlo de ese 6% de los costes, “lo que sería lo mismo que recortar en un alto porcentaje sus sueldos”, según explica el mismo diario.

La situación, además, ha propiciado que muchos de estos enfermos tengan que recurrir a otros lugares para ser medicados, como hospitales, que a su vez tampoco tienen espacio ni recursos para atenderlos. Según un estudio de la consultoría Milliman, la administración de quimioterapia en un centro sanitario le cuesta un promedio de 6.500 dólares más al año al Gobierno que la asistencia ofrecida por Medicare. Otros por falta de recursos se están dirigiendo a centros sanitarios u organizaciones sin ánimo de lucro para recibir la medicación, hospitales a los que el Gobierno está obligado a financiar. Aunque lo más preocupante es que algunos no se están tratando por este mismo motivo. Según el mismo informe, para estos pacientes acudir a tratarse en un hospital les cuesta al año 650 dólares más.

A pesar del reciente recorte presupuestario, el problema de los centros comunitarios con los pacientes mayores de cáncer viene de largo. Desde 2008, unos 1.200 centros de Medicare han cerrado o han declarado tener problemas financieros, según explica la Alianza de Comunidades Oncológicas de EE UU en un comunicado. Toda esta situación ha provocado que existan grandes dificultades para atender a los pacientes, que se incrementen los costes y que aumente la emigración de estos a centros sanitarios de pago que no pueden costear.

“Cuando un centro comunitario cierra, el acceso al tratamiento al cáncer se bloquea a todos los enfermos del país, pero los más mayores son los más vulnerables, que una vez más son los más afectados por esta reducción del 2% en el presupuesto”, ha concluido esta organización que cuenta con sedes en todo EE UU.