Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

La NASA aprueba una misión a Marte para estudiar su interior en 2016

El módulo de superficie InSight partirá en 2016, dos años después de la próxima sonda estadounidense en el planeta rojo, la Maven

Ilustración de la sonda de descenso InSight en Marte.
Ilustración de la sonda de descenso InSight en Marte.

Cuando aún no ha comenzado la operación científica del robot Curiosity en Marte, la NASA está ya trabajando en las misiones de exploración allí para los próximos años. Actualmente está en fase de desarrollo la Maven, que se pondrá en órbita del planeta vecino en 2014 para investigar su atmósfera, y ahora se ha aprobado la siguiente, la InSight, un módulo de descenso a la superficie del mundo vecino para estudiar su interior y averiguar por qué evolucionó de modo tan diferente al terrestre y determinar si su núcleo es sólido o líquido, según explica la NASA. La nueva sonda debe llegar a Marte en septiembre de 2016.

Con la aprobación de la Insight, la agencia espacial estadounidense continúa su plan de exploración de Marte, iniciado a mediados de los años noventa, y que se va concretando con el envío de una o dos misiones en cada ventana, cada 26 meses aproximadamente, que es cuando las posiciones relativas de la TIerra y Marte facilitan el viaje con un coste menor de energía. Una excepción se produjo en la anterior oportunidad, la de 2010, que se saltó porque el Curiosity, sobre todo su complejo sistema de aterrizaje, no estaba listo y se retrasó. Insight es una de las tres misiones preseleccionadas de exploración planearía de la NASA y han quedado fuera la propuesta de enviar una sonda a Titán, una luna de Saturno, y otra para un cometa.

Ilustración de la sonda 'Maven' que se pondrá en órbita de Marte en 2016.
Ilustración de la sonda 'Maven' que se pondrá en órbita de Marte en 2016.

La Insight será un módulo de descenso a la superficie pero fijo, no como el laboratorio rodante Curiosity. Claro que también el coste es muy diferente. Frente a los 2.000 millones de euros del robot que ahora se estrena en Marte, la misión de 2016 cuenta con un presupuesto de 350 millones de euros más el lanzamiento. Aprovechará las tecnologías utilizadas en otra sonda marciana anterior de la NASA, la Phoenix, que descendió al suelo allí en mayo de 2008, desarrolló su misión científica hasta noviembre de aquel año y mantuvo la comunicación con la Tierra hasta 2010. La Phoenix determinó la existencia de agua en el subsuelo, cerca de la superficie, en la región polar septentrional en la que descendió.

Con cuatro instrumentos científicos, la Insight es una misión de la NASA pero con intensa participación internacional. La agencia espacial francesa CNES lidera un consorcio para desarrollar un equipo para medir las ondas sísmicas que viajan por el interior de Marte. De la agencia alemana DLR depende un experimento para medir el flujo de calor interno del planeta. Estados Unidos aportará un instrumento geodésico para determinar el eje de rotación de Marte y un brazo robótico con cámaras. De la misión se encarga el Jet Propulsión Laboratory (California), el mismo que es responsable del Curiosity.

Pero antes de que llegue la hora del Insight, el calendario de exploración de la NASA tiene prevista la misión Maven (Mars Atmospheric and Volatile Evolution). Será lanzado a finales de 2013 y que se pondrá en órbita de Marte en septiembre de 2016. Su objetivo es obtener datos clave de la atmósfera para ayudar a comprender el clima e intentar dar respuesta a una incógnita: ¿Por qué perdió ese planeta la mayor parte de la densa atmósfera que tuvo en el pasado? Llevará seis instrumentos científicos para tomar datos de la alta atmósfera marciana durante un año terrestre.

Más información