Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMS advierte de la expansión de una gonorrea resistente al tratamiento

La organización ha detectado casos de resistencia a los antibióticos en varios países

Esta enfermedad se está convirtiendo "en un importante desafío a la salud pública"

"Millones de personas con gonorrea están en peligro de quedarse sin opciones de tratamiento a menos que se tomen medidas urgentes". Con esta frase empieza una nota hecha pública por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que alerta de la expansión por todo el mundo de una cepa de gonorrea resistente a los medicamentos. La agencia asegura que varios países, entre ellos Australia, Francia, Japón, Noruega, Suecia y el Reino Unido, han comunicado casos de resistencia a las cefalosporinas, un grupo de antibióticos que suelen emplearse como última opción para combatir la gonorrea.

Esta enfermedad de transmisión sexual de la que se contagian unos 106 millones de personas cada año se está convirtiendo en "un importante desafío a la salud pública", ha señalado Manjula Lusti-Narasimhan, del Departamento de salud reproductiva e investigación de la OMS. La incidencia de la infección aumenta y, a la vez, disminuyen las opciones de tratamiento, ha añadido. "Los datos disponibles solo muestran la punta del iceberg", según Lusti-Narasimhan. "Sin una vigilancia adecuada no conoceremos la extensión de la resistencia a la gonorrea y sin investigación sobre nuevos agentes antimicrobianos pronto nos podríamos encontrar sin tratamiento eficaz para los pacientes".

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) viven un repunte generalizado en el mundo occidental, y España no es una excepción. Solo de las cuatro más frecuentes (sífilis, gonococia, clamidias y tricomonas) se diagnostican casi 450 millones de casos anuales, según la Organización Mundial de la Salud. Un seminario de especialistas en enfermedades infecciosas celebrado en febrero pasado en Madrid alertó de que las ETS aumentan, en parte, como consecuencia de un cambio en la percepción del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Desde que, a mediados de los 90, se extendió el tratamiento de triple terapia o cóctel antiviral (suma tres fármacos muy eficaces), cada vez son más las personas infectadas que no desarrollan sida. Con estos tratamientos, pasó a considerarse una enfermedad crónica, y las medidas de protección se relajaron, según señaló la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

En la Comunidad de Madrid los casos de gonorrea y sífilis, las dos enfermedades de transmisión sexual de declaración obligatoria, se duplicaron en solo un año, entre 2009 y 2010, según un informe reciente del Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad.

106 millones de personas se contagian cada año de esta enfermedad de transmisión sexual

La OMS ha alertado también de que actualmente no hay nuevos medicamentos terapéuticos en desarrollo, por lo que la resistencia a las cefalosporinas en enfermos de gonorrea es especialmente preocupante. El acceso ilimitado, el abuso y la mala calidad de algunos antibióticos explican las resistencias a estos medicamentos, según la organización, que admite desconocer el alcance real del problema puesto que muchos países no cuentan con bases de datos fiables.

La gonorrea causa complicaciones como infección de la uretra, el cérvix y el recto; infertilidad tanto en hombres como en mujeres; mayor riesgo de infección y transmisión de VIH; embarazo ectópico, aborto espontáneo y parto prematuro, etc.