Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
KAJSA WAHLBERG | Relatora sueca contra la prostitución

“Si se multa a las mujeres, no colaborarán contra las mafias”

La inspectora de policía defiende el modelo abolicionista sueco

Kajsa Wahlberg es, además de la encargada de evaluar la lucha contra el tráfico de personas para su explotación sexual en Suecia, inspectora de policía. Lleva años de combate contra la prostitución en un país donde comerciar con sexo está prohibido.

Pregunta. El sistema sueco penaliza solo al cliente. ¿Por qué?

Respuesta. En Suecia, no tenemos problemas con las mujeres que se prostituyen, solo con quienes compran sexo. La prostitución es una forma de violencia de género, especialmente dirigida contra aquellas más vulnerables y oprimidas económicamente o étnicamente. La prostitución es incompatible con los principios internacionalmente aceptados de los derechos humanos: la dignidad y la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Así, no se criminaliza a las mujeres prostituidas. La piedra angular de las políticas suecas es eliminar la demanda. Los varones deben asumir la responsabilidad por su propio comportamiento sexual opresor, y el de otros, y cambiarlo.

P. ¿Ha funcionado?

La prostitución es una forma de violencia de género

R. Sí. Según un informe publicado en 2010, el número de personas explotadas en la prostitución callejera se ha reducido a la mitad desde 1999, mientras que en los países vecinos ha aumentado. Los temores de que la prostitución se trasladaría a otras zonas no se han cumplido, no hay evidencias de que la prostitución se esté desarrollando en el interior; fuera de las calles. Es cierto que la prostitución a través de Internet ha aumentado, pero eso no se debe a la ley sino al desarrollo de la tecnología. La prohibición ha impedido, además, que se establezcan en Suecia redes de delincuencia organizada y tiene un potente efecto disuasorio para aquellos que quieren comprar servicios sexuales. Sólo el 7,8% de los hombres suecos han acudido a la prostitución (datos de 2008), mientras que antes de la ley ese porcentaje era de 13,6%.

P. ¿El Estado ayuda a las prostitutas?

R. Sí, aquellos que son explotados en la prostitución en Suecia no son considerados delincuentes ni son sometidos a sanciones administrativas. Tienen derecho a acceder a la ayuda y asistencia a través de programas de servicios sociales.

P. Otros países tienen otros modelos. ¿Cuál es el mayoritario?

En Suecia, la prostitución se ha reducido a la mitad

R. No sé cuál es el modelo prevalente, pero el modelo sueco ha servido de inspiración a otros países como Noruega, Islandia, Sudáfrica o Corea del Sur. La legalización de la prostitución, que aplican por ejemplo Holanda y Alemania, normaliza una forma extrema de discriminación sexual y refuerza la dominación masculina sobre los seres humanos de sexo femenino.

P. En España, algunas ciudades multan a clientes y prostitutas por ejercer en la calle.

R. Si se considera a las personas que ejercen la prostitución como la parte más vulnerable, la explotada, no es lógico penalizarla, de acuerdo a nuestro modelo. Nuestro objetivo es que abandonen la prostitución y criminalizarlas es una barrera para que soliciten y obtengan ayuda. Además, en los casos de trata de personas, confiamos y dependemos enormemente de los testimonios de estas personas; difícilmente colaborarán si se las penaliza. Las mujeres que ejercen la prostitución no deben ser criminalizadas ni sancionadas.