Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Pulgas gigantes de la era de los dinosaurios

Los insectos parásitos fósiles, hallados en China, son de hace 165 y 125 millones de años

Los científicos consideran que picarían a reptiles peludos o con plumas

Pulgas fósiles (la hembra a la izquierda) del Jurásico.
Pulgas fósiles (la hembra a la izquierda) del Jurásico.

Los restos fósiles de nueve especímenes de pulgas de la época de los dinosaurios han sido descubiertos en China. Se trata de ejemplares gigantes, en comparación con las pulgas actuales, y presentan rasgos peculiares, aunque los científicos reconocen en ellos las características arcaicas propias de este tipo de insectos. Su morfología indica que estas pulgas vivirían como parásitos de reptiles con pelo o con plumas antes de que su evolución los llevara a colonizar mamíferos aves, como las actuales.

Con una longitud del cuerpo entre 14 y 20,6 milímetros (las hembras) y entre 8 y 14,7 milímetros (los machos), estas pulgas eran auténticos gigantes en comparación con las actuales, cuyo tamaño va de 1,5 a 4 milímetros. Diying Huang y sus colegas chinos y estadunidenses afirman en la revista Nature que sus especímenes fósiles son las pulgas gigantes más antiguas que se conocen. “Estas pulgas son extremadamente poco corrientes entre los aproximadamente 100.000 fósiles de las colecciones del Instituto Nanjing de Geología y Paleontología (Academia China de Ciencias), escriben los científicos. Los nueve especímenes (clasificadas en dos géneros, uno con dos especies y otro con una) proceden de dos zonas diferentes y están datados en 165 y 125 millones de años, es decir, en plena era de los dinosaurios.

Pulga macho del Cretácico.
Pulga macho del Cretácico.

Son insectos sin alas con el cuerpo comprimido y su rasgos más característico es el prolongado sifón para succionar (más largo en las hembras que en los machos). Tienen un abdomen largo y ancho, cabeza y tórax relativamente pequeños, patas largas, antenas cortas y compactas, y las partes bucales comparativamente más largas que las pulgas actuales.

Miden entre 14 y 20,6 milímetros (las hembras) y entre 8 y 14,7 milímetros (los machos).

Diying Huang y sus colaboradores, a la vista de las características de estos insectos, sugieren que vivirían en animales huéspedes cubiertos de pelo o plumas más que en vertebrados de piel desnuda o con escamas. “Es posible que entre los huéspedes de estas pulgas primitivas estuvieran los dinosaurios con plumas”, escriben los investigadores. Pero añaden que sus patas esbeltas y alargadas sugieren que probablemente vivirán en animales muy diferentes. No descartan tampoco que pudieran ser parásitos también de mamíferos primitivos, y que se especializasen en estos animales al final del Cretácico o principios de Cenozoico, hace unos 65 millones de años.