Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazado por un problema técnico el lanzamiento de los dos primeros satélites de Galileo

La Agencia Espacial Europea retrasa el despegue del cohete Soyuz al menos 24 horas después de una reunión técnica

Los comunicados de felicitación estaban tan dispuestos como el champán y en Bruselas las instituciones europeas habían preparado pantallas exteriores para seguir "el histórico momento". Pero todo ha quedado reducido a un anticlimax: el tan esperado lanzamiento de los dos primeros satélites que han de formar Galileo, la alternativa europea al GPS de Estados Unidos, previsto para las 12.34 (hora de Madrid) de hoy, ha quedado pospuesto al menos 24 horas por un problema técnico.

Al cargar de combustible el Soyuz se ha detectado un problema en una válvula en las instalaciones de tierra llamada a desconectar el sistema de repostaje del cohete en el momento del despegue, según ha anunciado Jean-Yves Le Gall, el jefe supremo de Arianespace, a los presentes en la base de lanzamiento de Kuru, en la Guayana francesa. "Haremos un nuevo intento mañana, a las 07.30", las 12.30 hora de este viernes en Madrid, dijo Le Gall. Pero sólo si se consigue cambiar la válvula a tiempo. En caso contrario, el lanzamiento se hará el sábado.

Antonio Tajani, el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Empresa e Industria, ha atribuido "el fallo técnico al lado ruso".

Toda la peripecia ha resultado de gran incomodidad para la parte europea del proyecto, que ha llegado hasta aquí a trancas y barrancas y sin que el sector privado de la UE haya querido invertir en plan sólo financiado, por ahora, a partir de las arcas comunitarias. Si todo sale como está previsto, Galileo será plenamente operativo en 2019, con una década de retraso sobre la idea inicial de Bruselas de poner al GPS americano contra las cuerdas en 2010.