Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dragones y 'kung-fu' para celebrar el año nuevo chino en Madrid

Medio millar de 'orientales' y 'occidentales' festejan en la Plaza de España su particular nochevieja con un colorido pasacalles

Una serpiente de colores ha recorrido las calles de Madrid esta mañana. Desde la Puerta del Sol a plaza de España. La componían ciudadanos chinos residentes en la capital que celebraban el año nuevo chino. Se va el del tigre y empieza el de conejo. El pasacalles ha desfilado en orden y casi sin interrumpir el tráfico por la plaza de Oriente y por delante del Senado a ritmo de timbal, platillos y algún que otro gong en versión mini. Hasta que se ha encontrado con la estatua de El Quijote. El agua congelada de la alberca que se encuentra a sus pies no ha cortado el paso a la comitiva. Al otro lado, justo enfrente del Edificio España les esperaba un escenario con alfombra roja y farolillos tradicionales.

"El amarillo y el bordado de dragón son colores tradicionales chinos. Son muy importantes porque el emperador se vestía así", trataba de explicar Xiao Hong Chen. Era la primera vez que esta estudiante de español que lleva dos meses en España celebraba este acontecimiento fuera de su casa. "Están diciendo que Feliz año nuevo y que todo salga bien", traducía la joven de 22 años mientras las autoridades presentes se dirigían con energía a los asistentes. Ante la duda, consultaba a su amiga Yumeng Ti. Las dos se han rebautizado con nombres más fáciles de pronunciar para los occidentales. Xiao es ahora Amanda y Yumeng, Emma. Las dos chicas llevaban una bandera nacional junto a un par de jóvenes españoles. No eran los únicos en la plaza. Muchos curiosos, también fotógrafos improvisados móvil en mano y algunos simpatizantes en kimono han acompañado a los asiáticos durante la fiesta.

Es la segunda vez que la comunidad china celebra su particular nochevieja en este emplazamiento pero no en Madrid. Ya llevan muchos años haciéndolo en el barrio de Lavapiés. En la región viven 50.000 ciudadanos chinos que han sabido abrirse camino. Más de 8.000 de ellos son pequeños o medianos empresarios que regentan restaurantes, tiendas de moda o bares de comida típica española. No en vano, durante la celebración del año nuevo chino se han ondeado casi tantas banderas de la República Popular como rojigualdas.

Se esperaba que acudieran al acto miles de personas pero se quedaron en cientos. Eso no impidió que la comunidad china compartiese su fiesta de año nuevo con los madrileños. Uno de ellos, explicaba cómo es este tipo de celebración: "Los empresarios dejan mucho dinero, hacen muchos regalos que luego se subastan". Miguel Juzgado es profesor de artes marciales español yaficionado a la cultura oriental desde los 14 años.

Un humilde símbolo del hermanamiento tan mencionado por las autoridades asistentes al evento, entre las que destacaba el embajador Zhu Bangzao. Se da la bienvenida al año del conejo -que augura, según la astrología china, la gracia, los buenos modales, el consejo sabio, la bondad y la sensibilidad- con una exhibición de artes marciales y danzas tradicionales. Una fiesta que culminará el día 19 de febrero en el Palacio de los Deportes con un sorteo de regalos y más actuaciones.