Científicos del CSIC retiran un trabajo publicado en`Science'

Los autores lamentan los errores pero insisten en la validez de la tecnología presentada

El caso más notorio de mala práctica científica que se ha investigado en España se cierra por ahora. La retirada de un artículo publicado en la prestigiosa revista Science hace poco más de un año por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de otros organismos europeos es ya un hecho formal, tras la publicación en el último número de la carta en que los autores se retractan. Lo hacen pidiendo disculpas a la revista, "nuestras instituciones y la comunidad científica por las molestias".

Aunque se haya retirado el trabajo, su director, Manuel Ferrer, asegura: "Durante todos estos meses hemos reconocido errores que hemos transmitido tanto al CSIC como a Science, sin que ello signifique que la tecnología es incorrecta. Es más, laboratorios externos y empresas de gran prestigio internacional, en experimentos realizados con conocimiento y aprobación del CSIC, han probado con éxito el sistema publicado".

Más información

La retirada es el último paso en un proceso que empezó en octubre del año pasado, poco después de la publicación del trabajo (que comunicaba el desarrollo de un chip capaz de analizar la red metabólica en funcionamiento en una población celular en un momento dado), cuando surgieron las primeras críticas de otros científicos. En diciembre el director de Science, Bruce Alberts, anunció sus dudas sobre el estudio, que había provocado mucho interés entre los biólogos, y pidió a las instituciones una investigación, que realizó en España el comité de ética del CSIC, presidido por el biólogo Pere Puigdomènech.

El comité, según el informe que envió a Science en julio, encontró indicios fuertes de mala práctica científica y concluyó que el artículo nunca se debió presentar para su publicación. Los autores recuerdan que la revisión por pares del trabajo después de su publicación reveló errores y omisiones en la información proporcionada sobre la química implicada en la síntesis de los compuestos de la matriz y el proceso de los datos obtenidos.

Una vez terminada esta fase, el CSIC debe decidir todavía si inicia un estudio más a fondo de lo ocurrido, que pudiera desembocar en medidas disciplinarias. A pesar de ello, Ferrer añade: "Parte del equipo investigador (entre los que me incluyo) está realizando las correcciones pertinentes para la futura publicación del trabajo que ahora se va a retirar. Se trata de realizar una exhaustiva labor en la que pretendemos corregir todos los errores y mostrar que la tecnología es correcta". El objetivo último es que llegue al mercado, pero el camino que les queda por recorrer a estos científicos, si es que lo consiguen, se alargará mucho debido al escepticismo generado por el traspié, como ellos mismos reconocen.

En lo que puede considerarse una mala racha que podría terminar en otra retirada, Science publica en el mismo número una carta del director en la que manifiesta sus dudas sobre un artículo titulado Firmas genéticas de longevidad excepcional en humanos, firmado en primer lugar por Paola Sebastiani, de una institución estadounidense, y publicado en julio de este año.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción