Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Los docentes son empleados del Estado, no misioneros"

El filósofo italiano de moda Gianni Vattimo, turinés de 74 años y eurodiputado, se declara de parte de los profesores en cualquier cuestión. Pasó recientemente por Madrid para participar en el Congreso de Hermenéutica Razón de interpretar I. Medio siglo de verdad y método, organizado por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad Nacional de Enseñanza a Distancia (UNED) y el Instituto Italiano de Cultura, entre otros. Allí habló, en su conferencia Retorno a Marx, vía Heidegger, del arte de la negociación y el consenso en tiempos de crisis. Buen momento para pedirle su opinión sobre temas candentes en España como el pacto educativo o la llegada del plan Bolonia a la Universidad.

Pregunta. ¿Qué opina de la discusión sobre el Pacto educativo en España?

Respuesta. El pacto educativo me parece útil si se acuerda una estructura de escuela más funcional, y muy peligroso si versa sobre los contenidos. No funcionaría. El Estado no tiene la tarea de establecer los contenidos, sino el marco en el cual la educación progrese, debe garantizar que la escuela tenga buena organización, financiación, buenas bibliotecas, profesores bien formados y bien pagados, asegurar una gran libertad en la enseñanza y garantizar estar al nivel de otros países. Es verdad que esto es bastante vago, pero hay criterios internacionales bastante evidentes respecto a la competencia matemática o química de los alumnos. Es fundamental que el pacto educativo no incluya una alusión a los contenidos específicos de la enseñanza.

P. En España nos hemos encontrado con un nivel muy alto de fracaso escolar, con una falta de motivación en profesores y alumnos, y a la hora de buscar razones se echan la culpa unos a otros, los profesores a los padres, los padres a los profesores, y los alumnos a todos. ¿Es posible una solución con este pacto?

R. Si, lo comprendo. Los profesores de ahora no son malos, pero se sienten muy poco motivados. Tienen muy poco prestigio social, debido a los salarios, a la imagen de la escuela en la sociedad. Se la ve como un pequeño jardín zoológico donde guardar los niños, y hasta cierto punto, a los adolescentes. Hay muchas cosas que limitan la autoridad de los docentes. Esto se remedia con salarios mejores y cursos de actualización continua de los docentes. Quizá soy demasiado economicista y materialista, pero empezaría de este nivel y después se verá lo que pasa. Pero lo que se ve ahora es que, además de todo esto, tienen que ocuparse demasiado de la organización. Los profesores de secundaria están siempre comprometidos en reuniones, grupos, que tienen que servir a la educación, pero sirven a la deseducación de los profesores. Claro, esto lo dice alguien que está de parte de los docentes, pero si tuvieran más tiempo y posibilidades de ponerse en contacto con la actualidad, de pasar un periodo en el extranjero, podrían ganar prestigio y dárselo a la enseñanza. Esto es algo que se discute ahora en Europa. Renovar el cuerpo enseñante a través de una internacionalización. No se debe imaginar al docente como un productor de tecnología. Un educador debe tener tiempo de ocio; de hecho, el origen etimológico de "escuela" viene de ocio, lo contrario del negocio. Lo que no puede ser es que los mejores profesores, que son empleados del Estado, sean como misioneros.

P. ¿Quiere decir que los docentes están poco considerados por sus bajos salarios, porque en esta sociedad se admira a los que más ganan?

R. Sí, es importante esto. Se necesitaría un crecimiento de los salarios y la formación continua. Y si en las universidades se tienen en cuenta las publicaciones de los docentes, sus investigaciones, esto se podría imaginar también para la secundaria. En la escuela se reproducen los roles de la sociedad. Pero imaginemos el instituto griego o al alumno latino de la antigua Roma. El estudiante era el hijo de una familia rica. Ahora tenemos una escuela de masas que necesita una formación de prestigio, pero se han olvidado de los profesores. Además, se podrían utilizar los nuevos instrumentos técnicos para facilitar la enseñanza. Aprender de memoria no es necesario porque existen los ordenadores, Internet. Se libera un poco de tiempo para una relación más humana entre docentes y estudiantes. Yo di clases en una escuela secundaria de obreros, seis años, y me gustaba lo que enseñaba y los estudiantes, ellos aprendían bastante, creo que fue una experiencia positiva para ellos y para mí.

P. Y respecto al plan Bolonia, ¿qué piensa usted?

R. Bolonia me parece un problema porque en muchos territorios el plan de los tres cursos más dos [la carrera más máster] creo que no ha funcionado. Todos los docentes que conozco están en contra de esta medida, incluso un poco los estudiantes. Además, hay materias en las que no vale.

P. ¿Es también una cuestión económica, en su opinión?

R. A mí esto me parece un error, simplemente. Ha sido inspirado por una idea de homologación de la instrucción superior poco eficaz, no me parece útil. Y claro que es un problema económico, imaginemos a alguien que no puede permitirse cinco años de estudio. Después de tres años no puede salir de las universidades con una formación, no puede hacer nada. Se trata de permitir que mucha gente estudie los cinco años. Pero parece que no sabemos nada de educación.