Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El escándalo de los abusos

La jerarquía cierra filas con el Papa

Arzobispos y autoridades insisten en denunciar una oleada de ataques a Benedicto XVI, al que muestran su adhesión.- El predicador del Vaticano pide perdón por comparar los ataques al Papa con el antisemitismo

Día de misa de resurrección, Urbi et Orbi, rectificaciones y adhesiones inquebrantables en el Vaticano. Arzobispos y autoridades eclesiásticas de todo el mundo insisten en denunciar la supuesta ola de ataques que está sufriendo el papa Benedicto XVI por el escándalo de abusos sexuales a menores.

El cardenal y arzobispo de París, André Vingt-Trois, ha denunciado una campaña de desprestigio con el objetivo de "manchar al papa"."Hay una campaña de denigración y de calumnias que persigue manchar al Papa", aseguró el religioso, presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, en una entrevista publicada hoy en Le Parisien.

Por su parte, el decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, le dijo hoy al papa Benedicto XVI que "no está sólo", que toda la Iglesia está con él y que los fieles no se dejan "impresionar" por las "murmuraciones del momento", en referencia a las críticas por la gestión de los casos de pederastia. "Está con usted todo el pueblo de Dios, que no se deja impresionar por las murmuraciones del momento, para golpear a la comunidad de creyentes", ha dicho el cardenal Sodano en su mensaje de felicitación pascual al Pontífice al comienzo de la Misa de Resurrección.

Benedicto XVI, que sigue sin referirse a estos escándalos, ha advertido este domingo sobre la "cultura de muerte" que "tiende a difundirse" en la sociedad hoy en día durante la bendición 'urbi et orbi' (a la ciudad y al mundo) que impartió esta mañana desde la plaza de San Pedro con ocasión del día de Pascua.

Desde España también le han llegado adhesiones. El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha lamentado la tendencia prevalente a "distorsionar los hechos". Por su parte, el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, trasladó hoy al Papa Benedicto XVI el "apoyo incondicional" frente al "fuerte temporal antieclesial y anticlerical". "En este Domingo de la Resurrección del Señor, en nombre de la Diócesis, de los peregrinos que nos acompañáis y en el mío propio, quiero hacer llegar nuestra felicitación pascual y nuestro apoyo incondicional con nuestra oración al Papa".

Cantalamessa pide perdón

Ante la polvareda y la indignación desatada entre las víctimas y la comunidad hebrea por las declaraciones del predicador del Vaticano, Raniero Cantalamessa, quien el Viernes Santo comparó los ataques al Papa por su gestión de los escándalos de abusos a menores con el antisemitismo ha sido el propio Cantalamessa el que ha tratado de dar marcha atrás.

"Si, y esa no era la intención, he herido la sensibilidad de los judíos y de las víctimas de la pedofilia, estoy profundamente dolido y pido perdón", ha asegurado en una entrevista en el periódico italiano Corriere della Sera.

Cantalamessa disculpa al Papa y asegura que Benedicto XVI, a quienes representantes de primer nivel de la comunidad hebrea mundial le pedían ayer disculpas, no sabía de antemano lo que él iba a decir. "No sólo no me ha inspirado el Papa sino que, al igual que el resto, el Pontífice ha escuchado mis palabras por primera vez durante la liturgia en la basílica de San Pedro", ha asegurado.

Ayer, el portavoz del Vatinacano, Federico Lombardi, ya desautorizó al predicador pontificio cuando aseguró que esa no era "en absoluto" la línea mantenida por la Iglesia y que Cantalamessa realizó las declaraciones "a título personal", aunque, subrayan desde la Santa Sede que el sentido del discurso del predicador era que no se puede hacer recaer la culpa de algunos particulares sobre la Iglesia en su totalidad. Y eso sí es algo que comparten, informa Lucia Magi desde Roma.

En la riada de escándalos que siguen afectando a la Iglesia, ayer se supo que el padre Lawrence Murphy, pederasta acusado de abusar de más de 200 niños sordos en Wisconsin, pudo seguir con sus abusos en su retiro ante la inacción de la jerarquía eclesiástica.