España, segundo país con mayor porcentaje de empleadas

Se sitúa entre EE UU (52%) y Canadá (46%), según un informe del Foro Económico Mundial

España es el segundo país con mayor porcentaje de mujeres empleadas en todos los niveles empresariales (48%), sólo superada por Estados Unidos (52%), según el Informe sobre la Brecha de género en la empresa (en inglés) elaborado por el Foro Económico Mundial .Su conclusión no es halagüeña: las mayores empresas están fracasando en el intento de aprovechar el talento femenino en el ámbito laboral. En esa misma dirección apunta también el último informe de la OCDE (en inglés), que alerta de que la igualdad no ha de ser sólo en número de trabajadores sino también salarial y en la conciliación.

El informe llama la atención de que aunque la paridad de trabajadoras es alta en la mayoría de países de la OCDE, con un 62% de mujeres empleadas, éstas ganan casi una quinta parte menos que los hombres. Además, mientras que cerca de una de cada cuatro mujeres trabajan a tiempo parcial, sólo un 6% de los hombres lo hace. Se trata de diferencias que aumentan cuando se tienen hijos, dado que las mujeres son más proclives a ajustar sus ritmos de trabajo que los hombres.

Más información

La diferencia salarial varía entre países. Así, mientras que en Corea y Japón los hombres ganan un 30% más que las mujeres, en Bélgica y Nueva Zelanda esta diferencia es de sólo el 10%. Entre las razones de esta disparidad de sueldos por género está la de que las mujeres suelen estar empleadas en trabajos peor pagados. El informe también señala una tendencia creciente entre muchos países a ofrecer bajas de paternidad pagadas o no a los padres, pero añade que son mayoritariamente las madres las que se toman la baja parental. "Mientras sean las mujeres más que los hombres quienes quitan tiempo al trabajo para cuidar de los niños, siempre habrá empresas que percibirán a las mujeres como menos comprometidas con su carrera respecto a los hombres, y por lo tanto será menos probable que inviertan en oportunidades para mujeres y en el aumento de los ingresos de éstas", ha advertido Monika Queisser, jefa la de división de Política Social de la OCDE.

Poco compromiso de los empresarios

Las conclusiones del informe del Foro Económico Mundial apuntan a que el mundo empresarial no está haciendo lo suficiente para conseguir la igualdad de género", según señala Saadia Zahidi, coautora del informe y jefe del Programa de Paridad de Género y Mujeres Líderes . "Mientras que un grupo determinado de empresas en Escandinavia, EE UU y Reino Unido lideran la integración de las mujeres, la idea de que la mayoría de empresas se han conseguido un equilibrio de género es todavía un mito. Con este estudio, ofrecemos a las compañías una guía para que tengan en cuenta lo necesario para cerrar la brecha de género en la empresa", añade Zahidi en el informe.

La integración paritaria de la mujer es necesaria para impulsar la competitividad, según el documento. "Las mujeres suponen la mitad del talento potencial básico en todo el mundo y por lo tanto, a lo largo del tiempo, la competitividad de una nación depende de manera significativa de si educa y utiliza su talento femenino, y de cómo lo hace", indica el profesor Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo del Foro. Schwab recuerda que el Foro Económico Mundial estableció en 2006 el Índice Global de la Brecha de Género como un marco de referencia para medir el alcance de las disparidades de género y supervisar su progreso. En este nuevo informe, añade Schwab, "queremos arrojar luz sobre la brecha de participación y oportunidades".

El informe ha sido elaborado a partir de una encuesta a los 600 jefes de recursos humanos de las mayores compañías del mundo. La encuesta contiene unas 25 preguntas y examina a las empresas sobre la representación de las mujeres en su estructura y sobre el uso de prácticas de igualdad de género, como la fijación y consecución de objetivos, conciliación laboral y guía y formación. El estudio también pedía a los encuestados que señalaran cuáles son los principales obstáculos al liderazgo femenino y su opinión sobre los probables efectos de la recesión económica en el empleo femenino en sus países e industrias.