_
_
_
_
Crónica:
Crónica
Texto informativo con interpretación

Más de 900 detenidos por intentar reventar una marcha pacífica

Decenas de miles de manifestantes recordaron que "no hay un planeta B"

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Todo lo que rodea esta Cumbre del Clima tiene grandes cifras. También la manifestación que recorrió ayer las calles de Copenhague para pedir a los negociadores que dejen de postergar las acciones contra el cambio climático, 100.000 personas, según los organizadores.

Incluso el número de detenidos, 968. Muchos de ellos pertenecían a los denominados blackblock, un movimiento de muchachos uniformados de negro con experiencia en reventar manifestaciones que, sin embargo, pasó desapercibido a la inmensa mayoría de los manifestantes, según el portavoz de la policía danesa, Henrik Suhr. "El 98% no se ha enterado de nada", declaró a este diario pasada la una de la madrugada.

La razón reside en que la policía danesa está expresamente autorizada para practicar detenciones masivas gracias a un reciente cambio en la legislación. Con tales premisas, los agentes detuvieron, a su paso por el Ministerio de Exteriores, a cerca de 1.000 personas que se juntaron al final de la marcha con la intención de reventar la manifestación y apedrear el edificio. Después, las trasladaron a un centro habilitado para mantenerlas retenidas. La mayoría de los detenidos quedaron en libertad unas horas después.

Más información
La policía detiene a 75 activistas horas antes de la principal protesta ecologista
La cumbre planea prorrogar Kioto y un acuerdo paralelo para EE UU
Milagro energético en Dinamarca
"Los deltas se están hundiendo"
"El trato de la policía fue inhumano, yo pensaba que esto no ocurría en Dinamarca"

Mientras tanto, los participantes en la marcha mantenían sus consignas. "En mi país no se ven cosas así", comentaba Muzi, una joven activista de Pekín, en referencia al gentío que avanzaba tras pancartas como "No hay un planeta B". Cuando comienza la semana decisiva de esta conferencia, los grupos sociales desplegaron su arsenal de protesta. Formaban una rara amalgama: desde organizaciones ecologistas o indígenas, a grupos anticapitalistas o militantes comunistas.

"Nosotros somos campeones en hacer manifestaciones", contaba un boliviano. "Esta está muy bien y espero que sirva de algo, pues las negociaciones no van bien", afirmaba. Juan López de Uralde, director de Greenpeace España También se mostraba entusiasmado: "Ha sido increíble, hacía muchos años que no estaba en una manifestación así. No tardará el día que veamos algo así en España. Ya llegará, ya llegará".

Manifestantes en Copenhague con motivo de la cumbre del clima
Manifestantes en Copenhague con motivo de la cumbre del climaAFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_