Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 genes regulan el colesterol

Un estudio indica nuevos objetivos para medicamentos

Al menos 20 genes están implicados en la regulación de los niveles de colesterol en el cuerpo, según un estudio del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) y la Universidad de Heidelberg, publicado en la revista Cell Metabolism. Además de dar a los científicos información importante sobre cómo llegar a conocer los mecanismos que mantienen el equilibrio entre los distintos tipos de colesterol, este descubrimiento puede llevar a nuevos tratamientos para enfermedades relacionadas con este compuesto.

Los altos niveles de colesterol malo en la sangre constituyen un importante factor de riesgo de ateroesclerosis y enfermedad coronaria, que es una de las causas mayores de muerte en los países desarrollados. Sin embargo, el colesterol es un importante componente de las células: el 90% del colesterol del cuerpo está dentro de las células, sin efectos perjudiciales. Los niveles de colesterol en la sangre se regulan en parte porque las células lo atrapan, y este es el proceso que los científicos que han realizado el estudio están ayudando a conocer mejor.

Los investigadores extrajeron el colesterol de células humanas aisladas y luego estudiaron el genoma completo para hallar los genes que reaccionan a cambios en los niveles de colesterol alterando su expresión. Este enfoque a gran escala indicó centenares de genes que podrían estar implicados en la regulación del colesterol. Para saber cuáles lo estaban realmente, los científicos utilizaron la técnica de interferencia de ARN para apagar uno a uno los genes candidatos. Con un microscopio observaron luego el efecto de este proceso sobre la absorción del colesterol y la cantidad total de éste en el interior de las células.

De los 20 genes identificados en el estudio, 12 eran desconocidos hasta ahora en este proceso biológico. De los restantes se sabía que están relacionados con el metabolismo de lípidos, que es la forma en que el cuerpo descompone las grasas. Entre ellos están dos genes que, cuando están mutados, pueden causar enfermedades cardíacas, pero que no se relacionaban con la absorción de colesterol por las células.