Los productores de cine tachan de "pedigüeñas" a las televisiones privadas

Enfrentamiento entre las dos industrias por el plan para flexibilizar el 5% de ingresos que los canales deben invertir en películas

Los productores de cine se adueñaron ayer de un calificativo, el de pedigüeño, que tantas veces han utilizado contra ellos, y lo arrojaron directamente a la cara de las televisiones privadas. Con el Festival de Cine de Málaga como fondo, los productores realizaron duras acusaciones contra la pretensión de incluir a las series de televisión dentro del porcentaje del 5% en cine europeo que se aplica en nuestro país desde hace diez años y cuya normativa se aprobó en el Gobierno de José María Aznar.

Y una severa advertencia: si finalmente se aprueba la enmienda del PP de incorporar las series a ese 5% de inversión obligada "no habrá un solo euro para el cine".

La medida está siendo estudiada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, según pudo saber EL PAÍS, en el marco de las medidas para suprimir totalmente la publicidad de TVE y financiarlo con una nueva tasa cercana a un 5% de los ingresos de los canales privados. A cambio, se flexibilizaría la aportación al cine de las televisiones privadas, una vieja reivindicación que Uteca, organismo que agrupa a las seis cadenas comerciales, ha pedido ampliar a la producción de series de televisión.

Más información

La preocupación, o más bien la indignación, por parte de la FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España) y su presidente, Pedro Pérez, fue evidente y clara. Pérez calificó de incoherente al Partido Popular, -"ahora pretenden desmontar el sistema de inversiones de las televisiones puesto en marcha por ellos mismos"-, aunque, a renglón seguido, mostró su confianza en que la cordura impere en el Gobierno de Rodríguez Zapatero , que no se deje arrastrar por esta incoherencia y se impida así el desastre y la "salvajada" que supondría, en su opinión, para la industria cinematográfica española.

Esta "ayuda" a las cadenas se contempla como medida para compensar de alguna manera la nueva tasa a las cadenas privadas -en torno al 3% de sus ingresos anuales- para financiar a las televisión publica dentro de los planes del Gobierno de suprimir la publicidad en las cadenas del Estado. Fue por esto por lo que el presidente de la FAPAE se mostró sorprendido de que Uteca, "que no han parado de calificarnos a los cineastas y productores de pedigüeños", pretenda ahora olvidarse de la obligación de invertir en cine, tal y como marca la ley y avaló el Tribunal de Luxemburgo, y exijan cada día más recursos. "Nosotros solo exigimos que se cumpla escrupulosamente la ley, no pedimos un euro más", añadió Pérez, para quien el cambio de las reglas de juego tiene que contar con la participación de todos los afectados.

No fue, sin embargo, ésta la única reivindicación de la FAPAE en un año que califican ya de "magnífico", no solo por la participación de tres cineastas españoles (Pedro Almodóvar, Isabel Coixet y Alejandro Amenábar) en el próximo festival de Cannes, sino también por los esperados estrenos de filmes de directores como Fernando Trueba, Daniel Sánchez Arévalo o Jaume Balagueró, y por la "excelente cosecha de realizadores jóvenes" que se ha visto en Málaga. En un día en el que el Consejo de Ministros nombró director general del ICAA (Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales) a Ignasi Guardans, los productores recordaron la importancia vital de aprobar la orden ministerial que desarrolla la ley de cine aprobada hace más de un año. "Asistimos a un momento apasionante. La ley de cine nos costó sangre, sudor y lágrimas, además de un sonoro divorcio entre producción y televisiones. Así que nuestras primeras peticiones al director del ICAA es que se agilice la orden ministerial, que de una vez por todas se apliquen los mecanismos fiscales para que los inversores privados puedan invertir en nuestro cine y que, tal y como dicta la ley, el ICAA se convierta en una agencia estatal".

Otra de las prioridades de los productores es su lucha contra la piratería. A preguntas de los periodistas, Pérez, después de recordar que España es el primer país del mundo, después de China, en descargas piratas, pidió un debate en torno a Internet que, en un futuro no muy lejano, será la gran ventana de acceso de los espectadores al cine. "No se puede uno apropiar de lo ajeno. Tenemos que empezar por educar a la gente para que sean conscientes de que están cometiendo algo ilegal", añadió Pérez.

Por último, el presidente de la FAPAE lamentó las descalificaciones al talento del cine español por parte del escritor y premio Cervantes Juan Marsé. "Nosotros no diremos nunca que en la literatura o la música hay falta de talento. Habrá de todo como en el cine, pero lo que es sorprendente es que se haga esa descalificación global hacia nuestro cine".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50