Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre de Eluana pide trasladarla a otra clínica

La mujer italiana de 37 años que lleva 17 en coma vegetativo podría ser trasladada este mismo lunes por la noche

El padre de Eluana Englaro, la mujer italiana de 37 años en coma vegetativo desde 1992, ha pedido permiso para trasladar a su hija a la clínica La Quiete, en Udine, donde podría morir, han informado los medios locales italianos este lunes. La Quiete, cuyo estatus legal la describe como una casa de curas, podría escapar al veto establecido por el Ministerio de Sanidad del país para no dejar morir a la italiana, a la que el Tribunal Supremo autorizó el pasado mes de noviembre a desconectar de la sonda naso-gástrica que la mantiene con vida, pero que aún no ha encontrado un lugar en el que morir.

El traslado desde la clínica donde se encuentra Eluana hasta el nuevo centro podría producirse esta misma noche, aunque según ha explicado Franca Alessio, abogada y cuidadora legal de la enferma, hasta el último momento no se podrá saber si es posible realizar el viaje o no "porque ya sabemos en qué mundo vivimos", informa Miguel Mora.

El anuncio lo ha realizado el neurólogo de Eluana, Carlo Alberto Defanti. "Creo que ya ha llegado la confirmación de la casa de curas de Udine, aunque no me han dicho nada seguro aún. Siento sólo no poder acompañar a Eluana porque tengo compromisos a los que no puedo renunciar" ha dicho Defanti, para el que el traslado podría ser inminente.

"La sonda no será desconectada y durante los primeros tres días se seguirá alimentándola artificialmente, con el fin de permitir al personal que pueda comprobar la situación. Después de estos tres días, sin desconectar la sonda, será suspendida la alimentación", ha añadido el neurólogo de la italiana.

El veto de la Sanidad italiana de desconectar la sonda de Eluana, que prohibe a los centros públicos y privados acoger su muerte, hizo que la clínica Ciudad de Udine, situada en la misma localidad que La Quiete, anulasen su decisión de desconectar a la mujer, por cuya muerte lleva luchando su padre y tutor legal en los tribunales desde hace más de diez años.