Reportaje:

Del catalizador del coche a la pila de combustible

El alemán Gerhard Ertl, Nobel de Química 2007 por sus estudios de procesos químicos en superficies sólidas, vitales para la industria moderna

El alemán Gerhard Ertl ha sido galardonado con el Premio Nobel 2007 de Química por "sus estudios de los procesos químicos sobre superficies sólidas", según ha informado la Academia sueca de las Ciencias. "Esta ciencia es importante para la industria química y puede ayudarnos a entender proceso tan diferentes como por qué se oxida el acero, cómo trabajan las pilas de combustible y cómo funcionan los catalizadores de nuestros coches", señala la academia en un comunicado.

Ertl no sólo consiguió realizar experimentos claves para comprender la química de superficies, sino que además, según la academia sueca, fue uno de los primeros en reconocer la importancia industrial que dichas investigaciones encerraban. El premio está dotado con 10 millones de coronas suecas (1,1 millones de euros) y se entregará junto al resto de los galardones el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel.

"Las reacciones químicas sobre las superficies catalíticas juegan un papel vital en numerosas operaciones industriales, como la producción de fertilizantes artificiales", prosigue el comunicado oficial. "La química superficial puede incluso explicar la destrucción de la capa de ozono", añade. "La industria de semiconductores es otra área que depende del conocimiento de la química superficial", precisa.

Predominio europeo

El premio le llega a Ertl como un regalo, quien cumple hoy 71 años. "Es el mejor regalo de cumpleaños que se puede recibir", ha declarado Ertl por teléfono a la cadena británica BBC. Este años la concesión de los galardones en las categorías científicas ha roto el predominio estadounidense de otros años.

Ayer, otro alemán, Peter Grünberg, recibió el Nobel de física junto al francés Albert Fert. El lunes, Mario R. Capecchi, Oliver Smithies y Martin J. Evans, recibieron el Nobel de Medicina y Fisiología. Capecchi nació en Italia; Smithies y Evans en Reino Unido, aunque los dos primeros se nacionalizaron estadounidenses.

En 2006 el Nobel de Química había recaído en el estadounidense Roger Kornberg, él mismo hijo de un premio Nobel, por sus trabajos fundamentales sobre uno de los elementos claves de la vida: la trascripción de los genes.

Una carrera repartida entre Europa y EE UU

Ertl nació en la pequeña localidad de Bad Cannstadt, cercana a Stuttgart, en cuya Universidad Técnica se licenció en 1961. Se doctoró en la Universidad Técnica de Munich en Química física en 1965 y desde 2004 es profesor emérito del Instituto Fritz-Haber de la sociedad Max-Planck de Berlín.

Ha ejercido la docencia en los ámbitos de la química y de la física en Alemania y Estados Unidos en las universidades Hannover, Múnich, Wisconsin y California. Entre 1986 y 2006 dirigió el departamento de Química física del Instituto Fritz Haber y a lo largo de su carrera ha sido nombrado doctor "honoris causa" de las universidades de Münster, Aarhus, Goteborg y Leuven y profesor honorífico de la Universidad Humboldt de Berlín.

Este año obtuvo la Medalla de Oro de la Sociedad Química Eslovaca así como sendos galardones por las clases magistrales que impartió en la Universidad Cornell de Nueva York y en la Real Sociedad de Química. Asimismo, el químico ha sido distinguido con el prestigioso premio Wolf, de la Fundación israelí Wolf, con el premio de Eurofísica Hewlett-Packard de la Sociedad Física Europea y con el galardón Paul H. Emmett de Catálisis Fundamental de la Sociedad Americana de Catálisis.

REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS