Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La misa, en latín

El Vaticano presenta un documento del Papa que facilita la celebración de la misa en latín

Ciudad del Vaticano

El Vaticano ha presentado hoy el documento del Papa que facilita la celebración de la misa en latín, acompañado de una carta de éste en la que subraya que el Misal salido del Concilio Vaticano II "es y permanece" la forma "normal" de la liturgia Eucarística y que el anterior es la "extraordinaria".

Benedicto XVI ha precisado que la misa en latín según el rito tridentino nunca fue jurídicamente suspendida y siempre estuvo permitida y que en estos años muchas personas y movimientos como el

MÁS INFORMACIÓN

del cismático arzobispo Lefebreve permanecían ligadas a la misma, de ahí la necesidad de un reglamento jurídico más claro para llegar, además, a "una reconciliación interna en el seno de la Iglesia".

Lo anterior, agregó, es lo que le ha llevado a preparar este "Motu Proprio" (documento papal) titulado "Summorum Pontificum" sobre el uso de la liturgia romana anterior a la reforma de 1970, es decir el Misal promulgado por Juan XXIII en 1962, pocos meses antes del comienzo del Concilio Vaticano II y que aún contemplaba la misa de San Pío V, conocida como tridentina.

El "motu proprio" contempla que el Misal Romano promulgado por Pablo VI en 1970 es la "ley de oración" del rito latino y que el del beato Juan XXIII es una "expresión extraordinaria" de la misma ley y goza del respeto debido por su uso venerable y antiguo. El rito de San Pío V se puede utilizar cualquier día del año, menos durante el Triduo Pascual (Semana Santa).

Los párrocos deben aceptar la petición de un grupo de fieles de celebrar la misa en latín. También se podrán celebrar por ese rito matrimonios, exequias, bautismos, unción de enfermos, etc. El documento papal entrará en vigor el 14 de septiembre próximo.

Informe de "dificultades"

Benedicto XVI ha pedido a los obispos que dentro de tres años le manden un informe para conocer como ha ido la celebración de misas en latín y les ha asegurado que "si salen a la luz dificultades serias se buscarán vías para solucionarlas".

La decisión papal puede suponer la vuelta al seno de la Iglesia católica de los seguidores del arzobispo Marcel Lefebvre, fundador en 1968 de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, férrea defensora de la tradición y la liturgia tridentinas, y que fue excomulgado por el Vaticano el 30 de junio de 1988 tras haber consagrado a cuatro obispos sin permiso de Roma.