Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex marido de la española encarcelada en EE UU dice que no renunciará a su hija

Peter Innes se defiende de las acusaciones que la familia de María José Carrascosa ha vertido sobre él

Peter W. Innes, el ex marido de la española encarcelada por un conflicto sobre la custodia de su hija, lamenta la situación que sufre María José Carrascosa en EE UU, aunque advierte de que continuará la pelea legal hasta que recupere a su hija. "No voy a renunciar al derecho a ser el padre de Victoria. No voy a descansar hasta que tenga a Victoria conmigo", ha dicho el progenitor de la pequeña de seis años, en una entrevista concedida a Efe.

Peter Innes ha decidido hablar públicamente para denunciar las "mentiras" que, en su opinión, están vertiendo sobre él la familia de María José Carrascosa, la abogada valenciana que permanece en una cárcel de Nueva Jersey desde hace dos meses. "Me han acusado de ser un traficante de drogas, de vender armas, de intentar asesinar a mi ex esposa. Todo eso es falso. Nunca he sido detenido ni arrestado", ha asegurado Innes.

En su opinión, las acusaciones que está vertiendo la familia Carrascosa podrían tener, como trasfondo, el intento de conseguir la nulidad de su matrimonio, que duró cuatro años. Ello invalidaría el acuerdo prematrimonial que la pareja firmó antes de casarse, y que somete a ambos a la jurisdicción de Nueva Jersey, donde se conocieron y donde residieron hasta que María José se marchó con su hija a España. "Ellos dicen que son las víctimas. Pero no es cierto. Las víctimas somos mi hija y yo. Han gastado una fortuna para separarla de mí, para esconderla de mí", se lamenta Innes, que no ha podido hablar con su hija desde hace un año y medio.

Peter y María José se conocieron por internet en 1999 y, tras una relación de tres meses se casaron, si bien el matrimonio se rompió a finales del 2004. En el acuerdo de divorcio, firmado en octubre de 2004, Innes le concedió la custodia a María José, con el derecho a ver a su hija los fines de semana. Este mismo documento, al que tuvo acceso Efe, prohibía explícitamente a los dos padres sacar a la niña de Estados Unidos sin el consentimiento del otro, condición que María José violó cuando se marchó a escondidas del país, tres meses después.

"El asunto debe ser resuelto en Nueva Jersey"

El padre de la pequeña asegura que Victoria, que ahora tiene seis años, pertenece a Nueva Jersey, que es el lugar donde nació y donde vivió hasta que fue "secuestrada por su madre", ha dicho. "Este asunto debe ser resuelto en Nueva Jersey, no en España", ha señalado Innes, que ha gastado más de 250.000 dólares en esta batalla legal. María José consiguió que la justicia española estableciera que su marcha no había sido ilegal, si bien en paralelo Peter Innes denunció el secuestro de su hija ante un juzgado de Nueva Jersey, donde compareció la valenciana el pasado agosto. En aquel momento, el juez Edward V.Torack le retiró el pasaporte a María José y le ordenó que devolviera a la pequeña en el plazo de 10 días.

La abogada decidió huir de la justicia y se mantuvo escondida en EE UU durante unas semanas, si bien fue detenida el 21 de noviembre e ingresada en prisión, donde permanece bajo las acusaciones de ocultación de un menor, violación de una orden de custodia y violación de una orden de devolución de un menor. En un escrito del pasado mes de diciembre, el juez Torack explica que María José está acusando a Peter de cometer actos criminales contra ella, pero sin haber puesto denuncias penales contra él, y ordena que se la someta a un "completo examen y evaluación médica y psiquiátrica".

Ante el evidente deterioro que ha sufrido en prisión, Innes asegura que se siente "horrible" por la situación que está atravesando Maria José. Innes ha asegurado que si tuviera oportunidad, se sentaría a negociar de inmediato con la familia para lograr una solución razonable que le permitiera el reencuentro con su hija y que la pequeña Victoria "viviera una infancia feliz, con un padre y una madre". Lamentablemente, teme que si continua la batalla legal, "habrá un ganador y un perdedor, con lo que Victoria sólo nos tendrá a uno de nosotros".