Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer mata a su pareja a golpes en Valencia

El juez decreta prisión sin fianza para la presunta asesina, que se entregó tras cometer el crimen

Una mujer de unos 45 años se ha entregado a primera hora de la mañana a la Policía Local en Valencia y ha confesado haber matado a golpes a su pareja, un hombre de 66 años, cuyo cadáver ha sido encontrado en el interior de su vivienda con signos de violencia. El titular del juzgado de instrucción número 7 de Valencia ha decretado prisión sin fianza para la mujer a primera hora de la noche.

Los hechos han ocurrido sobre las 8.00 horas en un domicilio del centro de la capital valenciana, en el número 16 de la calle San Vicente Mártir. La presunta asesina, que se ha identificado como pareja sentimental de la víctima, ha acudido poco después a la comisaría. Tras confesar el crimen, ha sido detenida y la policía ha acudido a la vivienda, donde ha encontrado el cadáver que, según fuentes policiales, presentaba signos de violencia. Una vecina ha relatado a la Cadena SER que el hombre tenía "la cabeza destrozada a golpes". Algunos vecinos del inmueble, en su mayoría ocupado por oficinas, han asegurado a Radio Valencia que las discusiones entre ambos eran frecuentes.

La mujer, cuya identidad no ha sido revelada, ha sido trasladada a la Jefatura Superior de Policía de Valencia, donde ha permanecido hasta que a las 19.30 horas ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 7 que, tras tomarle declaración, ha decretado a las 21.00 horas su ingreso en prisión. Este magistrado ha abierto un sumario por homicidio y trasladará las diligencias al Juzgado de instrucción número 6, que le ha correspondido el caso por reparto.

El portero de la finca, Juan Ortega Ruiz, ha explicado a Efe que ayer por la mañana vio a la mujer por última vez y que había presenciado varias discusiones de la pareja. Ortega Ruiz ha relatado que la víctima era una persona "muy inteligente" que vivía sólo y recibía numerosas visitas.

El administrador de la finca, Tomás Zamora, ha asegurado por su parte que la víctima "era una bellísima persona", aunque "no estaba mentalmente bien". Zamora, que ha explicado que el fallecido vivía de "las rentas" de su familia y que "nunca" había trabajado, ha asegurado que lo vio ayer por última vez y que no observó "nada raro".