España avanza del puesto 21 al 19 en el índice de Desarrollo Humano de la ONU

La clasificación se fija en función de variables como la renta, la desigualdad o el acceso a la sanidad

España es el cuarto país de la UE peor situado en cuanto a desarrollo humano, según recoge el informe de 2003 elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). No obstante, ha avanzado dos puestos en la clasificación general (sobre 175 países) de este índice elaborado en función de variables económicas, sociales y culturales.

Más información

El índice de desarrollo español fue en 2001 de 0,918, frente a 0,913 en 2000 y 0,901 en 1995, según el Informe sobre Desarrollo Humano 2003 hecho público hoy en Dublín por el PNUD, que ha utilizado datos correspondientes sobre todo a 2001. España se sitúa por delante de Italia (puesto 21 de la clasificación general, desciende uno), Portugal (23) Grecia (24) y todos los países que se van a adherir a la UE. Por tercer año consecutivo Noruega encabeza la clasificación. Los 25 estados de la cola pertenecen todos a África.

La clasificación anual de la ONU utiliza indicadores como el crecimiento económico, las inversiones públicas, el reparto de la riqueza o la salud, entre otras. Así, el informe recoge que la esperanza de vida en España es de 79,1 años, la alfabetización de la población adulta (mayor de 15 años) es del 97,7% y el Producto Interior Bruto (PIB) en términos de paridad del poder adquisitivo es de 17.800,35 euros.

En cuanto a la demografía, España tiene una de las tasas de crecimiento más bajas de la UE. Con estos datos, la ONU predice que en el 2015, un 13,2% de la población española tendrá menos de 15 años, mientras que el 19,2% superará los 65.

Según el PNUD, el 10,1% de la población española ha vivido en el periodo 1990-2000 cobrando menos de la mitado del sueldo medio, un porcentaje superado por Irlanda (12,3), el Reino Unido (12,5), Austria (10,6) e Italia (14,2).

Sanidad y educación

Dos de los pilares básicos del desarrollo, la sanidad y la educación, dejan a España la cuarta por la cola de la UE en cuanto a gasto, por delante de Grecia, Irlanda y Luxemburgo en ambos casos. El gasto sanitario en 2000 fue de un 5,4% del PIB (Alemania, por ejemplo, gastó un 8%). En cuanto a educación, en el periodo 1998 - 2000, España gastó tambiénun 5,4% del PIB.

La mujer en la vida política

Otro aspecto que destaca el PNUD para calibrar el desarrollo social se refiere a la integración efectiva de la mujer en la vida económica y política. Según cifras de 2000, la representación femenina en el nivel ministerial fue en España del 17,6%, mucho menos que Suecia (55), Holanda (31), Bélgica (18,5) o Dinamarca (45), aunque mayor que en Portugal y Grecia e igual que en Italia. En cuanto a la representación femenina en el Parlamento, en España alcanzó el 28,3%, superior a la belga, la irlandesa, la británica, la luxemburguesa, la francesa, la italiana y la portuguesa.

El crecimiento económico no garantiza el desarrollo, según la ONU

El PNUD advierte en su informe de que la pobreza ha aumentado incluso en algunos países que han alcanzado un crecimiento económico generalizado. También destaca que durante las dos últimas décadas, la desigualdad de ingresos se ha intensificado en 33 de los 66 países en desarrollo de los que se tienen datos. Por ello, el PNUD prescribe: "la mayor prioridad política es incrementar la equidad y no sólo el crecimiento económico".

El informe señala varios grupos de políticas que "pueden ayudar a los países a salir de la trampa de la pobreza", entre las que destaca, en primer lugar, "invertir lo antes posible y de manera ambiciosa en educación básica y en salud, fomentado simultáneamente la equidad entre los sexos".

Otra serie de medidas es la tendente a mejorar la infraestructura básica, como puertos, carreteras, energía y comunicaciones, para reducir el coste de hacer negocios y vencer las barreras geográficas. Asimismo, el PNUD aconseja políticas de desarrollo industrial que fomenten las actividades emprendedoras y ayuden a la diversificación de la economía, eliminando la dependencia de exportaciones de productos básicos, con un papel activo para la pequeña y mediana empresa.

"Los países más pobres necesitan importantes inyecciones de recursos externos para poder conseguir niveles esenciales de desarrollo humano", según el PNUD, que subraya, sin embargo, que ello "no supone una petición de financiación sin límites por parte de los países ricos".

Lo más visto en...

Top 50