ESCÁNDALO SEXUAL

Dos diócesis de EE UU pagan 1,2 millones de dólares para evitar un juicio por pedofilia

La ola de acusaciones de índole sexual contra sacerdotes católicos en Estados Unidos no cesa. Ahora, las diócesis de Orange y Los Ángeles han llegado a un acuerdo económico extrajucial con una mujer que acusaba a un sacerdote de Orange de haberla dejado embarazada tras abusar sexualmente de ella y de haber pagado el aborto. A cambio de 1,2 millones de dólares (algo menos de 1.400.000 euros), la mujer, de 37 años, retirará la demanda.

Más información

Según ha anunciado hoy la Archidiócesis de Los Ángeles, el acuerdo pone fin a la denuncia que Lori Capobianco Haigh presentó el pasado diciembre por los supuestos abusos sexuales de los que fue objeto hace 20 años por parte del clérigo John Lenihan, ahora cesado de la orden.

Haigh asegura que sufrió los abusos sexuales de Lenihan entre 1978 y 1982, cuando tenía entre 14 y 17 años, en la diócesis de Orange County, al sur de Los Ángeles. Haigh acusó al sacerdote de haberla violado reiteradamente, de haberla dejado embarazada y forzarla a abortar a los 16 años.

También denunció el comportamiento de la diócesis por mantener al cura después de que fueran conocidos sus abusos sobre otra menor con anterioridad a este incidente, y por la respuesta que recibió de otros dos clérigos cuando expuso sus preocupaciones. Ambos sacerdotes ocupan hoy cargos de relevancia en Orange.

"El primero respondió con sugerencias sexuales y el segundo la acusó de mentir y le dijo que nunca volviera a su iglesia", ha señalado la abogada de la denunciante, Katherine Freberg, sobre la experiencia vivida cuando tenía 17 años.

La propia Lori Capobianco Haigh ha explicado en rueda de prensa desde San Francisco que conoció al padre Lenihan cuando se incorporó al coro de la Iglesia St. Norbert de Orange, donde la niña tocaba la guitarra.

"No veían nada raro"

La joven iba cinco días a la semana a la parroquia y los abusos comenzaron a producirse con frecuencia. "Mis padres pensaban que yo estaba segura en el grupo de la Iglesia y no veían nada raro en que el sacerdote me llevara a casa a las dos de la madrugada en coche". Lori ha confesado que no habló con sus padres sobre lo que ocurría hasta años después.

Cuando se quedó preñada, trató de suicidarse cortándose las venas y, cuando se lo dijo al sacerdote, él se limitó a acompañarla a un banco para darle el dinero con el que pagar el aborto, un acto que la Iglesia Católica condena. El sacerdote no la acompañó a la clínica.

Según la diócesis de Orange County, que pagará el 80% de este acuerdo económico, Lenihan fue expulsado de la orden en septiembre del pasado año, después de que admitiera a la prensa sus relaciones con diferentes mujeres.

En el caso de la Archidiócesis de Los Ángeles, encargada de pagar el 20% de la cantidad asignada, el acuerdo económico ha sido alcanzado tras valorar lo que le costaría la defensa en un juicio así, "no por la veracidad de las acusaciones".

Sin embargo, el obispo Tod D. Brown de Orange ha hecho público un comunicado en el que muestra su dolor por "el daño causado por el padre Lenihan" y extiende sus disculpas a Haigh y a todas las víctimas por abusos cometidos por sacerdotes''

La denuncia de Haigh se suma varios escándalos que viven diversas diócesis estadounidenses que en los últimos meses se han visto acusadas por el comportamiento sexual de sus clérigos y por la tolerancia de las altas esferas elecsiásticas. De hecho, es el segundo caso en ocho meses en los que la Iglesia termina a golpe de talonario con un preceso.

Lo más visto en...

Top 50