_
_
_
_
_

Clara Sans: «Más que tener una familia propia con hijos, mi mayor deseo es comprar una casa con mis amigas»

La actriz y bailarina barcelonesa da vida en la serie ‘Cardo’ a esa amiga protectora capaz de convertirse en la “madre” de una pandilla. Hablamos con ella sobre la importancia de rodearse de mujeres en las que confiar y sobre cómo jugar con la ropa para sentirse una diosa.

En la Escuela de Flamenco Amor de Dios, situada en la planta superior del Mercado de Antón Martín en Madrid, el ruido del taconeo es tan intenso que cuesta escuchar la voz de Clara Sans (Barcelona, 27 años). En una de sus aulas, la actriz y bailarina recuerda con cariño lo especial que fue para ella encontrar este sitio cuando se mudó a Madrid para rodar la (ya de culto) serie Cardo (Atresplayer), su primer proyecto en televisión. “Este lugar es uno de mis favoritos. Yo que bailo desde pequeñita vine recomendada por mi profesora de Barcelona y aluciné con el ambiente. Fue genial encontrar esta escuela. Cuando llegué aquí, sentí que esta ciudad tiene un ritmo mucho más frenético que el de Barcelona. Tras unos meses en Madrid, tuve que pararme a pensar qué vida quería tener y qué necesitaba para estar bien. También descubrí lo abierta que es la gente y lo fácil que es salir a tomar una cerveza, aunque pronto necesité tener un círculo más íntimo de amistades al que considerar familia aquí. Y cuando lo conseguí fui feliz”.

Durante toda la conversación, Sans pone en valor la amistad, uno de los temas centrales de Cardo. En la serie creada por Ana Rujas y Claudia Costafreda da vida a Bego, la amiga de la protagonista con las ideas muy claras y cierto complejo de madre, que existe en esta ficción producida por Los Javis, pero que también es común encontrarla en cualquier pandilla de amigas. “Cuando leí el papel de Bego pensé que era perfecto para mí. Me siento identificada con ella en muchas cosas. Bego es muy capaz y ante los problemas pasa a la acción y es práctica. Este rol de amiga madre te sale, tú no dices yo quiero ser la que cuida de los demás, pero está dentro de ti, es parte de tu personalidad. Aunque en esta segunda temporada, me ha costado entender al personaje porque yo no me hubiera comportado como lo hace ella”.

La relación de la actriz con las creadoras de la serie, de hecho, podría ser el perfecto referente en el que inspirarse, por los retos que supone trabajar con amigas que son jefas y viceversa.“Claudia y Ana se hicieron mis amigas rodando la serie. Antes de Cardo yo no las conocía de nada. Ahora las tres estamos muy unidas. Al final creo que lo mejor de que mis jefas hayan sido a la vez muy amigas es que me han hecho sentir muy tranquila y segura. He sentido que con ellas estaba en un espacio seguro donde me sentía apoyada y valorada. Además, trabajar con amigas es siempre mucho más divertido”.

Más allá del manido uso de la expresión sororidad, Sans considera que las mujeres están valorando más que nunca los vínculos que se generan entre ellas. “Pienso que nos hemos dado cuenta de todo lo que nos podemos abrir con otras mujeres y lo bien que nos podemos entender cuando vemos que otras amigas han pasado por cosas parecidas a las que sientes tú. Mis amigas para mí son familia y uno de mis deseos más grandes, más que tener una familia propia con hijos, es comprar una casa con ellas y que cada una tenga su independencia. Yo siento que estamos haciendo como una revolución del amor entre nosotras. Esa sensación de que con tus amigas estás a salvo y todo es mejor. Tener un ejército de ángeles que te rodean y te sostienen. Eso es increíble”.

Además de la amistad, Cardo ha sabido cómo conectar con un público muy joven a través de un retrato costumbrista de la vida en el sur de Madrid, donde la precariedad urbana es también parte central de la historia. “Explora muy bien la realidad de los jóvenes adultos. Has imaginado que la edad adulta va a ser de una manera que luego no se cumple. Todos pensamos que a los 30 vamos a tener un piso, un buen trabajo y una pareja. Y la realidad es que muchas veces no lo conseguimos. Te sientes identificado con ese dolor de corazón y con la sensación de que todos intentamos hacerlo lo mejor que podemos”. Además, la serie se acerca a la sexualidad desde una mirada natural donde no se juzga y se superan las ideas pasadas sobre lo que deber ser o no una relación de amor. “Nos enamoramos de personas. No importa si una relación es abierta o cerrada. Lo que importa es la responsabilidad afectiva y el pacto que tengamos con el otro. Amar no debería dar miedo a nadie”.

Sans derrocha la naturalidad propia de quien está muy segura en su propia piel. Está a punto de estrenar Vestidas de azul, la segunda parte de Veneno, donde tiene un pequeño papel, mientras colabora con Mango y su colección de alta calidad Selection. “Antes no me atrevía a ponerme alguna ropa. Ahora me atrevo a jugar más con ella. He aprendido mucho de estilistas y profesionales que me han enseñado que puedo experimentar con todo tipo de prendas. Me gusta mi cuerpo y no me importa mostrarlo”. Aunque reconoce que las escenas de desnudo en Cardo le parecieron una prueba de fuego. “Me daba un terror terrible, pero el ambiente fue muy amable y eso me ayudó mucho. Lo bueno es que estaba arropada por amigas, que me decían que me sintiera como una diosa”.

Al futuro lo mira con mucho optimismo, consciente de que la interpretación no es el camino más estable y fácil, pero sí que le hace verdaderamente feliz. “Siempre digo que una actriz se hace en esos tiempos de espera entre proyecto y proyecto, cuando toca aguantar, ser fuerte, sobrevivir y confiar en ti”.

Estilismo: Juan Cebrián

Maquillaje y peluquería: Miguel Tragacete (One-off Artists) para Chanel y Goldwell.

Producción: Cristina Serrano.

Asistente de fotografía: Sandra Angstadt.

Asistente de estilismo: Paula Alcalde.

Asistente de maquillaje y peluquería: Alba Medina.

Sobre la firma

Beatriz García
Redactora jefe web de S Moda. Inició su carrera en Soitu.es y más tarde trabajó desde Estados Unidos en El Mundo (edición América) en Los Ángeles y Miami. Es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y graduada en periodismo de moda por Central Saint Martins College of Arts and Design de Londres.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_