Este es el secreto para apurar hasta el final un maratón de conciertos

El ciclo de conciertos Mad Town Days by Jim Beam llega a su ecuador, pero aún queda mucho por disfrutar. Te contamos qué beber para acabar pidiendo ¡otra, otra!

En el fútbol nunca hay que irse antes de que el árbitro pite el final del partido. En el cine, hasta que se acaben los títulos de crédito. Y en los ciclos de conciertos, pasa exactamente lo mismo. Sí, vale, estuviste en el sold out de Delaporte en la sala Sidecar, pero lo importante es no dejar algo que has empezado a medias, ¿no crees? Los finales siempre son sinónimo de sorpresas, platos fuertes o broches de oro. ¿O es que quieres pasarte un año lamentándote de lo que te perdiste en el concierto de La banda de Leit Motiv, último del ciclo Mad Town Days by Jim Beam? Siempre habrá algún amigo que SÍ estuvo allí dispuesto a recordarte que tocaron ese temazo que tanto te mola… Si eres de los que se queda a medio gas siempre, aprende a apurar las experiencias hasta el final. Eso sí, necesitarás combustible ¿Tu aliado? Jim Beam, el auténtico whiskey americano.

Mad town days

Resetea con los clásicos

¿Quién se puede quedar quieto con una versión de Shape of you de Ed Sheeran en clave funky de los 70? Es lo que hacen Postmodern Jukebox (13 de noviembre en Madrid y 14 en Barcelona), mezclar hits eternos y darle un filtro retro. Nadie se resiste a los sonidos bailongos de antaño, porque hay cosas que no se pueden mejorar. Lo mismo pasa con Jim Beam, que permanece fiel a su receta original de 1795. Siete generaciones después, lo que funcionaba entonces sigue haciéndolo. ¿Lo notas? Sí, son tu pereza y tu cansancio abandonando tu cuerpo.

Mad town days

¡Dale saboooor!

Imagínatelo, es 15 de noviembre en Barcelona y el verano ya es solo un recuerdo lejano, pero en Razzmatazz se ha creado una especie de pequeña Habana gracias a Orishas. ¿Cómo te vas a resistir a ese mix perfecto de flow caribeño, hip hop tropical y ambiente fresco? Lo único que te falta para sentirlo a tope es metértelo dentro con el perfect serve de Jim Beam y ginger ale. No lo has notado aún, pero estás empezando a hablar con acento cubano…

Brindis

Mezcla, pero con sentido

Si algo tiene Amatria (22 de noviembre en la sala But de Madrid) es que es un artista capaz de moverse como pez en el agua en un sonido que bebe tanto del pop como la música electrónica con guiños a la música acústica. No hay nada cómo saber mezclar. Por eso, la receta de Jim Beam mezcla maíz, centeno, cebada malteada, agua y, bueno, tiempo, orgullo y verdadera pasión… pero de eso también va sobrado Joni Antequera, el geniecillo detrás de Amatria.

Gallos

Mantén la elegancia (pase lo que pase)

Todos sabemos que, a medida que se va acercando el final, es más importante mantener la compostura como si fuéramos capaces de bailar hasta el fin sin despeinarnos. Es lo que en inglés keepin’ it classy (mantener la clase) y lo mismo que hacen Morcheeba (21 en Barcelona y 27 en Madrid), representantes de la música de baile británica más top desde hace más de dos décadas. Elegante, suave y refinado son también los tres adjetivos que mejor definen el tipo de whiskey que es Jim Beam. Ni te das cuenta, pero estás dándolo todo y en tu frente no asoma ni una gota de sudor… eso es tener estilo.

Jim Beam

Acaba con el mejor sabor de boca

Cuando, en unos meses, eches la vista atrás y te acuerdes de los conciertos de Mad Town Days by Jim Beam te vendrán a tu memoria gustativa notas especiadas y con un suave recuerdo a caramelo y vainilla… Son los aromas y sabores que aporta un vaso de Jim Beam, ya sea on the rocks o con Ginger. Esa maravillosa sensación, junto a la versión i-nol-vi-da-ble de tu clásico del rock favorito que hicieron La banda de Late Motiv el 1 de diciembre en la sala Galileo Galilei de Madrid te dibujarán una sonrisa en la cara. “Menos mal que llegué hasta el final”, pensarás… Y menos mal que lo hiciste en la mejor compañía…