Aprender a usar las nuevas tecnologías especializadas y conocer el rápidamente cambiante Derecho especializado en software y robots es básico para los profesionales.

CARLOS GÓMEZ
 

La inteligencia artificial, el análisis de grandes cantidades de datos (big data) y la automatización de procesos básicos llega también al sector legal. Analizar sentencias o simplemente rellenar el formulario de un cliente es más sencillo con las herramientas que pone la tecnología a disposición de los juristas, lo que se denomina como Legal Tech. Pero este concepto incluye también la aplicación del Derecho en el mundo digital, que supondrá retos como el de definir las responsabilidades jurídicas del coche autónomo.

El sector está empezando a asimilar las novedades, gracias también a que las universidades lo están empezando a incluir en sus programas formativos.

El Legal Tech ha ido evolucionando de ser meras herramientas de gestión de facturas y contabilidad en general para los despachos hasta penetrar todos los ámbitos de trabajo de los abogados, incluidas las comunicaciones con las autoridades judiciales y gubernamentales, que cada vez se realizan con más frecuencia de manera electrónica.

En España, por el momento, su utilización está más enfocada a los procesos más sencillos. Las empresas especializadas de nuestro país se dedican sobre todo, según un estudio de Términos y Condiciones, despacho de Derecho de Nuevas Tecnologías a: software de gestión para despachos y abogados; plataformas para adquirir y/o generar contratos online; plataformas de intermediación para que abogados y clientes contacten entre sí, los denominados marketplaces jurídicos; y servicios para plantear reclamaciones legales de todo tipo a través de internet.

Pero también surgen cada vez más startups que ofrecen servicios para recopilar y generar con seguridad pruebas digitales en el marco de la informática forense. Y a nivel mundial, la inteligencia artificial, las máquinas que saben leer (y que cada vez comprenden más), empieza a utilizarse para bucear a fondo en cantidades masivas de documentos para encontrar referencias o jurisprudencia, por ejemplo.

Formación en Derecho Digital

El próximo curso 2018-2019 se inaugura una nueva especialidad dentro del Programa de Excelencia de Derecho: Legal Tech, dirigido a alumnos de alto rendimiento que quieran formar parte de un proyecto innovador. Esta especialización en “Derecho Digital” incorpora la tecnología e innovación en el ámbito jurídico, un aspecto muy demandado en el mercado laboral, que diferenciará y capacitará a los alumnos de CEU San Pablo como futuros abogados 2.0.

Para aquellas familias que quieran ampliar información sobre la oferta educativa y novedades académicas se abre la inscripción online a la Jornada de Puertas Abiertas que se celebra el próximo 05 de mayo en los Campus de Montepríncipe y Moncloa de Madrid.

Los nuevos desafíos legales

La digitalización a fondo de nuestras vidas ha traído consigo nuevos derechos y obligaciones, como el derecho al olvido, es decir, a que las empresas de internet, como los buscadores, borren nuestros datos o publicaciones si procede. Los contratos informáticos plantean numerosas dudas legales en cuanto a su validez, al realizarse en soportes no físicos, y también debido a que sus firmantes pueden encontrarse o residir en países distintos, con sus normativas correspondientes.

La propiedad intelectual de los contenidos digitales y el pirateo así como otros delitos informáticos, también pertenecen al mundo del Legal Tech. De cara al futuro, el incremento de la inteligencia de las máquinas planteará la cuestión de a quién corresponde la responsabilidad de un fallo relacionado con ellas. Por ejemplo, en un accidente de tráfico con un coche autónomo, averiguar si el responsable es el conductor o el fabricante del vehículo adquirirá connotaciones nuevas.

Universidad CEU San Pablo

El reto de adaptarse

El sector del Derecho tiende tradicionalmente, por pura definición, a reaccionar con lentitud a los cambios, pero la entrada de las tecnologías es imparable en todos los sectores, así que los juristas no tendrán otro remedio que aprender a manejarlas y a incluirlas en su catálogo de conocimientos.

Para remediarlo, los programas formativos de las universidades empiezan a incluir asignaturas específicas. Es el caso del Programa de Excelencia del Grado en Derecho de la Universidad San Pablo CEU, que además de formar en liderazgo y bilingüismo, dedica una parte importante del curso al Derecho Digital o Legal Tech.