Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Presos de una cárcel de Pontevedra utilizaban el teletexto para crear su propia red de contactos

Los reclusos usaban el servicio de televisión para enviar mensajes con seudónimos y claves para comunicarse con el exterior

Un televidente consultando el teletexto de TVE.
Un televidente consultando el teletexto de TVE.

Las estrictas normas de seguridad de las prisiones para evitar que los internos puedan contactar con el exterior sin ningún control fueron burladas en la cárcel de A Lama (Pontevedra). Allí, una ingeniosa fórmula dejó en evidencia una vía de escape en el sistema de vigilancia de las comunicaciones del penal.

La dirección del centro penitenciario detectó ya el pasado año que el vetusto servicio de teletexto de televisión servía como una red de contactos para que los internos se comunicasen a través de páginas abiertas de citas o anuncios, en horarios determinados entre los interlocutores y empleando claves y seudónimos.

La respuesta de Instituciones Penitenciarias fue bloquear el servicio de teletexto y el menú en los televisores del centro para impedir que estos se empleasen como un chat de contactos. La medida fue avalada por la Audiencia Nacional, al considerar que los mensajes enviados por el teletexto constituían un medio para que los reclusos eludieran el control de las comunicaciones, lo que a su criterio supone un riesgo para la seguridad del centro y los propios fines del tratamiento penitenciario.

Así, en enero de 2020, ejecutando una orden judicial, la dirección del penal de A Lama intervino el televisor a un preso. Días después se le devolvió el aparato, aunque con el teletexto y el menú totalmente bloqueados, según informa La Voz de Galicia. La medida de bloqueo de la interactividad y conectividad de los televisores no solo obligó a manipular aquellos que los internos pudieran comprar en el economato de la prisión, sino también los aparatos adquiridos por los reclusos en el exterior.

Sin embargo, aunque los magistrados de la Audiencia Nacional habían considerado absolutamente justificada la manipulación de los televisores para bloquear el teletexto, acordaron que no era necesario restringir el acceso de los internos a los menús del televisor.

“Si las funciones básicas del aparato están bloqueadas, tales como la selección de canales o los ajustes necesarios de imagen y sonido, el aparato carece de utilidad”, indican en su resolución. Por ello, ordenaron restaurar las funciones básicas del menú relativas a la selección de canales, y ajustes de imagen y sonido.

Así, todos los televisores de la cárcel de A Lama, donde conviven más de un millar de reclusos (según el último informe del Ministerio de Interior), han pasado por el control de seguridad que ha marcado la Audiencia Nacional. Este tribunal, comparte plenamente las medidas adoptadas por la dirección del penal pontevedrés porque cabe “el riesgo de que los mensajes enviados (a través del servicio de teletexto) puedan constituir un medio de comunicación para el recluso que eluda el control y las disposiciones legales sobre las comunicaciones de los internos (...), convirtiéndose así en un riesgo para la seguridad del centro y de sus habitantes y para los fines del tratamiento penitenciario”. Pero insisten en que no está justificado castigar a los presos sin el menú de la tele.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >