Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadia Calviño, la llave maestra de Bruselas y los mercados

Su presencia en el Ejecutivo es un antídoto contra la inquietud en Bruselas, Berlín o Fráncfort

Nadia Calviño, en una entrevista para EL PAÍS en 2019. En vídeo, lo que ya se sabe de la composición del nuevo Ejecutivo.

El Gobierno más a la izquierda de la UE con la aquiescencia de Bruselas. La aparente paradoja del Ejecutivo en ciernes de Pedro Sánchez se debe en parte al influjo de Nadia Calviño (La Coruña, 1968), cuya vicepresidencia económica fue adelantada durante la campaña por el líder socialista en un guiño que no pasó desapercibido en la capital comunitaria. La presencia de Calviño es un antídoto contra la inquietud en Bruselas, Berlín o Fráncfort. La hasta ahora ministra de Economía mantiene una gran reputación en todos los foros comunitarios, labrada durante más de una década como alto cargo de la Comisión Europea.

Su ascenso en el escalafón comunitario se inició en 2006, de la mano de la entonces titular de Competencia, Neelie Kroes. Licenciada en Derecho y en Económicas, Calviño llegó en tiempo récord a directora general, el puesto más alto en la jerarquía administrativa bruselense. Por su despacho pasaron asuntos como la reforma del sector financiero, el Brexit o el presupuesto de la UE.

Calviño parecía destinada a culminar su carrera en Europa, donde se le abrían las puertas a cualquier aspiración. Pero en 2018 atendió los cantos de sirena políticos de Madrid y aceptó entrar en el Gobierno de Sánchez. El arriesgado paso a la política sorprendió en una persona acostumbrada hasta entonces a manejarse con tremenda facilidad en la trastienda del poder pero lejos de los focos. Ahí mantuvo un perfil bajo —e intentó una salida hacia el FMI que acabó en fiasco—, aunque ha ganado aplomo. Y sigue teniendo las llaves de todos los resortes de Bruselas, donde las instituciones la siguen viendo como “una de las nuestras”. Su nombre suena periódicamente para los más altos cargos del club: el más factible sería la presidencia del Eurogrupo, compatible con la vicepresidencia del Gobierno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información