Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en España y Marruecos cuatro yihadistas por alentar atentados para vengar la muerte del líder del ISIS

El presunto cabecilla de la célula ha sido arrestado en Guadalajara y los otros tres, en la región marroquí de Nador

Imagen de archivo de la policía marroquí.
Imagen de archivo de la policía marroquí. REUTERS

Una operación conjunta de las policías de Marruecos y España ha permitido este miércoles detener a los cuatro presuntos integrantes de una célula yihadista dedicada a “amplificar el mensaje violento” del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés), según ha informado el Ministerio del Interior. Tres de los presuntos terroristas han sido arrestados en la región de Nador, al noroeste del país magrebí, mientras que el cuarto lo ha sido en Guadalajara por la Policía Nacional. Este último, de nacionalidad marroquí y 31 años, es señalado como el supuesto cabecilla del grupo. Según fuentes de la lucha antiterrorista, la actividad de la célula se centraba en “captar, adoctrinar y reclutar a nuevos adeptos”, a los que, en las últimas semanas, alentaban a cometer atentados en venganza por la muerte, el pasado mes de octubre, del autoproclamado califa del Estado Islámico, Abubaker al Bagdadi, en una operación militar de EE UU.

Los cuatro arrestados supuestamente utilizaban diferentes perfiles en las redes sociales para difundir propaganda de la organización terrorista. Este material, que almacenaban en sus ordenadores, incluía vídeos con imágenes de violencia explícita. También difundían “manuales destinados a la autocapacitación para cometer atentados y tutoriales que facilitaban información detallada para elaborar artefactos explosivos con medios caseros”. La información facilitada por las autoridades marroquíes añade que los cuatro detenidos tenían entre 24 y 39 años de edad, y algunos eran hermanos de un combatiente desplazado a Siria a combatir en las filas del Estado Islámico.

Durante la investigación, la Policía Nacional detectó que el arrestado en Guadalajara mantenía contacto con los otros detenidos no solo online a través de las redes sociales, sino también en reuniones físicas. Para ello, se encontraban de noche en domicilios de Melilla y de ciudades marroquíes cercanas a la frontera con España a las que asistían, además de los ahora detenidos, otros individuos radicalizados. En estos encuentros, la célula difundía el ideario violento del ISIS y dejaban constancia de su relación con terroristas yihadistas desplazados desde España y Marruecos a zonas de conflicto como Siria y Mali.

En los últimos encuentros, en los que analizaban la situación que se vivía en Siria e Irak con el desmoronamiento de los últimos bastiones del ISIS, habían acordado incrementar sus llamamientos a cometer atentados en línea con los últimos mensajes de la red terrorista. El comunicado de las autoridades marroquíes detalla que en la operación se han intervenido equipos informáticos, teléfonos, móviles, documentación de contenido radical y capuchas.

El presunto cabecilla de la célula adoptaba numerosas medidas de seguridad en sus actividades online para evitar ser detectado y detenido. Así, utilizaba aplicaciones de mensajería instantánea seguras para mantenerse en contacto de manera “continuada y sostenida” con los otros integrantes del grupo y cambiaba habitualmente de líneas de telefonía móvil. También buscaba el anonimato conectándose a Internet a través de redes públicas cuando accedía, descargaba o distribuía el material multimedia yihadista a su “comunidad virtual”.

Los servicios de la lucha antiterrorista de España y Marruecos tildan la célula de “peligrosa amenaza que afectaba a ambos países”. Interior subraya la “excelente colaboración” entre la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGST) de Marruecos. La investigación es coordinada en España por el titular el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama.

En lo que va de 2019, las Fuerzas de Seguridad del Estado han participado, con esta, en 38 operaciones antiterroristas, siete de ellas en otros países. En el transcurso de las mismas, han sido arrestados 67 presuntos terroristas, de los que 10 fueron detenidos fuera de España. Estas cifras suponen un incremento respecto a 2018, cuando se desarrollaron 31 operativos (ocho en el extranjero) que se saldaron con 61 detenidos (32 de ellos fuera de España).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información