Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES GENERALES ANÁLISIS i

Las mujeres sí debaten

Ante una audiencia saturada de eslóganes, ellas se libraron del corsé de los bloques estrictos en el que tan a las anchas se sienten todos los políticos

Irene Montero (Unidas Podemos), Ana Pastor (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos), María Jesús Montero (PSOE) y Rocío Monasterio (Vox), junto a la presentadora del debate, Ana Pastor. En vídeo, los cinco minutos de oro.

El último debate televisado a 72 horas de las elecciones del próximo domingo lo protagonizaron anoche en La Sexta cinco mujeres: María Jesús Montero (PSOE), Ana Pastor (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos), Irene Montero (Unidas Podemos) y Rocío Monasterio (Vox). Lo dirigió la periodista Ana Pastor. Y salvo esta última, ninguna de las participantes en el debate conocía antes de entrar en el plató qué preguntas haría la moderadora. Tampoco las necesarias e imprescindibles repreguntas.

Fue un debate con mujeres, no de mujeres. ¿Ese hecho supone por sí mismo un extra, un plus, un suplemento? No, pero fue muy distinto al celebrado por sus jefes y candidatos a la presidencia del Gobierno, todos varones, el pasado lunes en la Academia de Televisión. Ante una audiencia saturada de eslóganes, ellas se libraron, gracias al formato del programa, del corsé de los bloques estrictos en el que tan a sus anchas se sienten todos los políticos. Se interrumpieron, se miraron y se tutearon. Se rebatieron datos que cada una iba aportando. Discutieron. Y se habló de igualdad.

La popular Ana Pastor corrigió de plano la posición de su compañera Cayetana Álvarez de Toledo sobre el consentimiento sexual: “Cuando no hay consentimiento, hay agresión y violación. Lo que le digo es lo que le digo y lo dicen todos en el PP”. Tema cerrado.

La representante de Vox, Rocío Monasterio, situada a la derecha del todo en el plató, se quedó sola en muchos momentos: cuando pidió la cadena perpetua a los violadores, cuando defendió la privatización de las pensiones, cuando reclamó la devolución de competencias autonómicas al Estado como las de sanidad y educación, sin las cuales las comunidades autónomas no serían tales. El resto de candidatas no la secundaron. Esta vez no se dejó a la ultraderecha sin contestación. La número uno del PSOE por Sevilla, la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, lo dejó claro desde el primer minuto al denunciar las políticas “xenófobas” de la formación de Monasterio.

Otra diferencia respecto al debate de los candidatos a la presidencia fue la demostración de que las diferencias políticas no implican necesariamente falta de empatía. Las dos Montero se llevan bien. “Muchas de las cosas que defiende Pedro Sánchez tú no las piensas, ojalá le ganes la batalla”, le dijo Irene a María Jesús. Tampoco hubo momentos Mary Poppins como el que protagonizó Albert Rivera, cuando fue sacando a cámara adoquines, pergaminos y gráficos, aunque hubo alguna que otra exhibición de gráficos. Y en el mismo día en el que la Real Academia incorporó nuevas palabras al Diccionario de la Lengua Española se vio algún que otro zasca y tal vez algunos entendieron qué significa una persona siesa.

Pero ellas, como también sus jefes, no despejaron la gran interrogante de las elecciones: ¿será posible salir del bloqueo político tras el 10-N?

Las representantes de los cinco partidos, durante el debate. En vídeo, los mejores momentos del debate.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >