X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Los CDR recopilaban fotos de policías, cuarteles, una planta solar e instalaciones de Renfe

Los sospechosos guardaban imágenes de agentes que participaron en el registro de la conselleria de Economía de 2017

Declaración de Jordi Ros, uno de los detenidos en la operación contra los CDR.

Los investigadores centran parte de sus pesquisas en los productos químicos que los CDR adquirieron supuestamente para fabricar explosivos y cuyas mezclas probaron, como admitió uno de ellos en su declaración; así como en los posibles objetivos que planeaban atacar. Además del Parlament, cuya ocupación era el principal fin de su actividad, uno de los arrestados, Jordi Ros, también manifiesta su intención de sabotear torres eléctricas, según destacan los agentes en el análisis de las conversaciones intervenidas. "Durante la conversación nombra al menos tres lugares: Madrid, Aragón y Cataluña", subraya la Guardia Civil, que encontró un vídeo grabado el 19 de agosto en el que se observa una torre de alta tensión.

La instrucción también destaca que, entre el material informático intervenido a los sospechosos, se encuentran imágenes de vehículos policiales, "probablemente" de agentes de paisano de la Policía Nacional y de los Mossos d'Esquadra, y fotografías de agentes de la Guardia Civil que prestaban servicio en el exterior de la Consejería de Economía y Hacienda, en Barcelona durante el registro de septiembre de 2017. También encontraron una treintena de imágenes relacionadas con Renfe, Alstom (empresa ferroviaria francesa), arquetas y tuberías; fotografías tomadas con un dron de una instalación de paneles solares en Sant Fost de Campsentelles (Barcelona); de la subestación eléctrica de la misma localidad; un mapa satélite obtenido en Internet del cuartel del instituto armado en Canovelles (Barcelona), y una imagen de la fachada de la comandancia de la capital catalana.

En la memoria del teléfono móvil de Ros, los expertos policiales encontraron consultas en Internet sobre las direcciones de varios acuartelamientos de la Guardia Civil en Cataluña, en concreto los situados en L'Hospitalet de Llobregat y en las barcelonesas Travessera de Gràcia y Avenida de Madrid. Los investigadores destacan que este último edificio está dedicado únicamente a viviendas de agentes del instituto armado y sus familias. Los informes concluyen que estas búsquedas "pudieran estar relacionadas con la localización de posibles objetivos sobre los que llevar a cabo acciones en las que se pudieran utilizar las sustancias ya referidas", en alusión al material explosivo intervenido. En el otro informe, los agentes apuntan la sospecha de que las direcciones podían servir para el envío de paquetes bomba.

Jordi Ros juega, además, un papel fundamental en el grupo desmantelado. Según consta en el sumario, este detenido reconoció durante su interrogatorio haber manipulado sustancias químicas para elaborar termita, sustancia pirotécnica. También que trabajaban para fabricar explosivos en dos "laboratorios", en horario nocturno y en jornadas que iban de los 30 minutos a las 2 horas y media, según detalló ante los investigadores. La Guardia Civil también encontró una hoja de papel blanco de Ros con diversas anotaciones manuscritas: entre otros apuntes, se puede leer "esquema bomba", seguida de anotaciones y un dibujo, según resalta el sumario.

Preguntado por qué querían fabricar explosivos, el miembro de los CDR asegura que los querían emplear como "medida de decepción o distracción, atrayendo la atención de la policía y los expertos en desactivación de explosivos". Según el arrestado, el objetivo era ejecutar una segunda acción simultánea, que nunca llegó a precisar ante los agentes —su objetivo principal era encerrarse con Torra una semana en el Parlament—. Sí recalcó, tras mostrar su arrepentimiento, que nunca intentaría "una acción dirigida a ocasionar daños o lesiones a las personas".

En uno de los informes para el juez, la Guardia Civil incluyó esta fotografía del detenido Alexis Codina, hallada en su domicilio y tomada en una fecha desconocida. En ella, Codina porta un fusil de asalto que los agentes no han podido verificar si es un arma real o simulada.

Los "laboratorios"

Los investigadores también detallan dónde montaron los "laboratorios". En primero de ello, en el domicilio de Ros, donde llevaron a cabo los ensayos a pequeña escala para conseguir elementos susceptibles de ser transformados en sustancias explosivas. El segundo es el domicilio habitual de Alexis Codina, otro de los arrestados, donde se realizaron "experimentos y/o pruebas a mayor escala, con el objetivo de producir los aludidos compuestos explosivos".

En una intervención telefónica entre Ros y Codina, el primero le reclama al segundo la necesidad de recoger "aquello" y Alexis le contesta que tiene "hijos en casa" y que no "quiere que los niños le vean trajinar con ácidos y cosas así para que no les pique la curiosidad". Un informe de los expertos en desactivación de explosivos de la Guardia Civil sobre el abundante material químico intervenido concluye con el mismo los detenidos podían elaborar hasta ocho tipos de explosivos distintos. Los agentes consideran "muy probable" que hubieran podido fabricar termita, nitrocelulosa, ácido pícrico y cloratita. Menos probable veían que consiguieran elaborar tetralita, nitrato de amonio, Anfo y TATP, más conocido como madre de Satán, el mismo material que intentaba fabricar la célula yihadista de Ripoll cuando les estalló y causó la muerte a varios de sus miembros.