Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vox pugna por convertirse en la tercera fuerza política el 10-N

La abstención y la caída de Ciudadanos pueden engordar los escaños del partido ultra, según los expertos

Santiago Abascal, este martes en un acto celebrado en Ávila. En vídeo, Javier Ortega Smith en un mitín de Vox en Ciudad Real. EFE | VÍDEO: EP

Tras haber perdido la mitad de sus votantes entre las elecciones generales y las europeas, Vox parecía condenado a sucumbir a los cantos de sirena del PP y retener solo un puñado de los 24 escaños que sacó el 28 de abril. Sin embargo, a menos de un mes del 10 de noviembre, las expectativas se han dado la vuelta y el partido de Abascal pugna por ser la tercera fuerza política en el Congreso. No es una ensoñación de los ultranacionalistas sino una posibilidad real para expertos como Narciso Michavila, de GAD3, o José Pablo Ferrándiz, de Metroscopia.

GAD3 publicó el pasado lunes una encuesta en Abc que daba a Vox el tercer grupo del Congreso (ahora es el quinto), con 33 escaños. El mismo día, el sondeo de Sigma Dos para El Mundo le atribuía 31 diputados, solo tres menos que Podemos, relegándolo al cuarto lugar.

Michavila cree que Vox puede convertirse en el tercer partido en escaños, detrás del PSOE y el PP, incluso aunque Podemos le aventaje en votos (es lo que sucede, por una décima, en el estudio de GAD3); mientras que Ferrándiz admite que es difícil que suceda a nivel nacional, pero da por hecho que pasará en muchas circunscripciones.

La clave, opinan ambos expertos electorales, no está en que Vox aumente los 2,6 millones de votos que tuvo el 28-A, sino en que, sacando los mismos o incluso menos, incremente su porcentaje (10,26%) y multiplique sus escaños (24) gracias a dos factores: la mayor abstención y el hundimiento de Ciudadanos.

Michavila, sociólogo y presidente de GAD3, asegura que los electores de Vox son “con diferencia” los más movilizados ante la cita con las urnas, con excepción de los nacionalistas catalanes, y puede darse por descontado que acudirán a votar en mayor proporción que los de otras fuerzas políticas. También son, agrega, “los más fidelizados”; es decir, los menos tentados a pasarse a otros partidos. El estudio de 40db publicado por EL PAÍS el pasado 23 de septiembre mostraba que el 83,6% de los electores de Vox pensaba repetir el voto, el porcentaje más alto, frente al 75,3% de Unidas Podemos, 71,1% del PP, 67,4% del PSOE o 51,7% de Cs.

Las llamadas del PP al voto útil no están calando en el electorado de Vox, “al menos hasta ahora”, según Ferrándiz, investigador principal de Metroscopia.

Cataluña y Franco en la precampaña electoral

La situación de Cataluña, tras la sentencia del procés y la exhumación de Franco, antes del 25 de octubre, son las grandes polémicas de la precampaña. Ferrándiz cree que son temas “ya amortizados” que no influirán en el voto, mientras que Michavila opina que el traslado de los restos del dictador “claramente beneficia” a Vox. Son temas en los que el partido ultra tiene una posición diferente a la del PP. Abascal ha pedido la detención de Quim Torra y ha acusado al Gobierno de “profanar tumbas”.

El estudio de 40db partía de la base de que el 10-N vote el 62,8% del censo, nueve puntos menos que el 28 de abril; mientras que Michavila trabaja con una bajada de siete puntos, aunque advierte que la participación puede activarse en las próximas semanas. Ferrándiz la eleva ya hasta el 67 o 68%.

Tan decisiva como la participación es el hundimiento de Cs, que vaticinan todos los sondeos. Aunque el porcentaje de votantes de Rivera que se pasaría a Abascal es solo del 6,2%, según el mismo estudio, menos que al PP o al PSOE, el partido ultra es el que más puede rentabilizarlo. En muchas provincias, con pocos diputados, Vox es la cuarta fuerza política, detrás del PSOE, PP y Cs. La denominada Ley d'Hont le perjudicó el 28-A y le dejó sin escaño en estas circunscripciones. Michavila y Ferrandiz coinciden en que la pérdida de votos de Cs podría hacer de Vox el tercer partido más votado en estas provincias y otorgarle un puñado de escaños que en abril se llevó Rivera.

La campaña electoral del partido ultra parece diseñada con este objetivo. Tras el gran mitin del Palacio de Vistalegre (Madrid), del pasado 6 de octubre, donde reunió a 13.000 personas y demostró que su capacidad de movilización sigue intacta, Santiago Abascal ha cultivado estas circunscripciones con mimo. El día 11 estuvo en Guadalajara; el 13, en Valladolid; el 14, en Cáceres y el 15, en Ávila. Salvo en Valladolid, donde Vox y Cs tuvieron un escaño cada uno; en todas las demás provincias los ultras fueron la cuarta fuerza política, sin obtener escaño, por detrás de Cs, que sí lo obtuvo.

Al ser ya un partido parlamentario, Vox dispondrá en esta campaña de ventajas de las que no disfrutó en las elecciones del 28-A. Abascal participará el 4 de noviembre en el debate televisado entre los líderes políticos y Vox dispondrá de financiación para el mailing, el envío de las papeletas a casa por correo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >