Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Yusty considera que sigue viva la causa para frenar la exhumación de Franco

El magistrado no contempla archivar el caso mientras no se le notifique la decisión del Supremo

La basílica del Valle de los Caídos, en una imagen del pasado septiembre. En vídeo, 'Anatomía de una exhumación'.

La batalla judicial por la exhumación de Francisco Franco se mantiene abierta. Así, al menos, lo considera José Yusty, responsable del juzgado Contencioso-Administrativo número 3 de Madrid, que el pasado febrero suspendió el informe de obra para levantar la losa de la tumba del dictador. Un procedimiento que ya frenó las intenciones del Ejecutivo y que, según detallan fuentes jurídicas, el propio magistrado asevera que sigue vivo. Pese al aval del Tribunal Supremo a la decisión del Consejo de Ministros, que incluso aclaró en su sentencia que no se requiere licencia urbanística para sacar los restos del exjefe del Estado.

Yusty, que se ha manifestado públicamente en contra de la ley de memoria histórica —"es un proyecto sectario y divisor; representa el ansia de venganza y el odio de los vencidos de la Guerra Civil", llegó a decir sobre la norma—, argumenta que todavía no se le ha notificado la sentencia del alto tribunal, según explican fuentes jurídicas. Y que, por tanto, no puede pronunciarse en el proceso abierto en su juzgado.

De hecho, según añaden esas mismas fuentes, José Yusty quiere escuchar a las partes personadas en el caso. Será, entonces, en el momento en el que comunique su decisión, cuando podrá ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Es más, Yusty tenía previsto celebrar a finales de octubre una vista para tratar las medidas cautelarísimas que adoptó en febrero, cuando suspendió la "licencia" de obra sin pedir su opinión a la Abogacía del Estado.

Argumentos rechazados

Todo esto abre la puerta a una nueva demora en la exhumación, que el Gobierno de Pedro Sánchez preveía ejecutar antes de las elecciones del 10 de noviembre. Pese a ello, fuentes del Ejecutivo insisten en que este juez no tiene competencias para retrasar una decisión del Consejo de Ministros y que, una vez que se acuerde una fecha en dicho órgano, no podrá impedir la salida de los restos.

La pasada semana, el Supremo dio luz verde al Ejecutivo para sacar los huesos del ex jefe del Estado y señaló además de forma explícita que no se necesita licencia municipal de obra para seguir con ese propósito. Una tesis incluida en una resolución que desmontaba las principales líneas argumentales expuestas por Yusty en su auto de febrero.

En ese escrito, el magistrado de lo Contencioso-Administrativo afirmaba que "no se aprecia especial urgencia en la exhumación", frente a la posterior valoración del Tribunal Supremo, que sí consideró justificado el apremio para “poner fin sin más demora a una situación prolongada durante décadas, en sintonía con el que el Gobierno entiende que es el sentir mayoritario de la sociedad”.

Yusty también subrayaba en su escrito que "existen dudas acerca de las condiciones de seguridad" para sacar a Franco. "Se trata de remover unas losas de mármol, que a su vez tapan una losa de granito de, al parecer, 2.000 kilos de peso, y no hace falta ser arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero ni maestro de obras para percatarse de que ello es de por sí algo complicado, difícil de manejar, y por tanto peligroso", decía el juez. A lo que respondió el Supremo: "No se advierten especiales problemas de seguridad". "Al fin y al cabo, se trata de levantar una losa, extraer los restos y reponer el solado original, revirtiendo así el pavimento de la basílica a su estado anterior a 1975", apostilló el alto tribunal. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información