Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez ofrecerá negociar a Iglesias y PNV un “programa progresista”

El PSOE tendrá lista la propuesta a finales de agosto y empezará las reuniones en septiembre. Lastra expondrá el documento a los independentistas, pero sin negociar

Pedro Sánchez atiende a los medios antes de reunirse con representantes del sector cultural. En vídeo, Sánchez finaliza su ronda con la sociedad y se dispone a formalizar un programa.

Pedro Sánchez señaló en rojo el calendario de la negociación para formar Gobierno. “A finales de agosto o primeros de septiembre”, el presidente en funciones ofrecerá como punto de partida “un programa social progresista” a Podemos, PNV y los regionalistas cántabros. La fecha definitiva está por concretar. Tras el parón de la semana próxima, Sánchez volverá a citarse con asociaciones, y ya con el programa cerrado se verá con Pablo Iglesias previsiblemente en septiembre. Con los independentistas habrá contacto, pero no se negociará. La fecha límite para ser investido es el 23 de septiembre.

Faltan apenas 45 días para ese límite y el calendario de la negociación se va aclarando. Iglesias, el teórico socio preferente de Sánchez, aún debe esperar para fijar la fecha exacta de su encuentro: el Ejecutivo dará a conocer esa cita con Podemos al mismo tiempo que el resto de encuentros con los líderes de las formaciones de las que Sánchez espera conseguir apoyos para su investidura.

A partir del lunes, el presidente en funciones parará unos días —coincidiendo con el puente del 15 de agosto—, según fuentes de La Moncloa. Inmediatamente después iniciará una segunda ronda de contactos con colectivos sociales para responder, en palabras de Isabel Celaá, ministra portavoz, “a todas las peticiones que ha recibido” y no ha podido atender en esa primera tanda. Con una actividad destinada a achicar espacios a Iglesias, Sánchez ha mantenido 14 encuentros con unas 180 organizaciones en la última semana.

Con todas las propuestas que recopile, Sánchez elaborará “un programa social progresista” que en La Moncloa definen como “una actualización del programa” con el que el PSOE se presentó a las elecciones del pasado 28 de abril. El documento pretende servir de base para buscar apoyos. “Hay que reconstruir la confianza si se ha perdido”, dijo Celaá.

El Gobierno confía en reconquistar a Iglesias aunque Sánchez y Podemos hayan dejado claro en los últimos días la “desconfianza recíproca” que existe entre ambos después del fiasco en la investidura de julio. El equipo de Sánchez da por extinguida la última oferta (una vicepresidencia y tres ministerios) y subraya con firmeza que el objetivo es Gobernar en solitario con apoyos externos. Si ninguna opción se sustancia, el 23 de septiembre vencería el plazo que aboca a la repetición electoral el 10 de noviembre.

El objetivo del Gobierno es sacarle partido a ese programa en construcción: negociarlo con Podemos, PNV y los regionalistas cántabros, y exponerlo —sin posibilidad de negociar— al resto de los partidos, sin excluir a los independentistas catalanes, en busca de su abstención.

Iglesias no encontrará sobre la mesa un plan distinto al que reciban el resto de formaciones; aunque habrá un guiño para Podemos si prospera la derogación parcial de la reforma laboral del PP que propone la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. El presidente en funciones aspira a que con esas negociaciones los seis diputados del PNV cambien la abstención por el sí con la misma estrategia que el presidente llevó a Valencia. Entonces presentó la oferta de reformar el modelo de financiación autonómica para convencer a Compromís, cuyo diputado en el Congreso podría decantarse por apoyar la investidura.

El presidente incluirá, previsiblemente, en esa nueva ronda de contactos a ERC y Junts per Catalunya a partir de finales de mes a través de su portavoz parlamentaria y vicesecretaria general, Adriana Lastra. Pero La Moncloa dejó claro que no tiene nada que “negociar” con los republicanos y neoconvergentes: ese contacto se limitará a una “exposición” del programa social, siempre en busca de su abstención en la investidura. “El presidente sigue pidiendo que el Gobierno no dependa de las fuerzas independentistas, lo que no quiere decir que no hablemos”, zanjó Celaá.

Asimismo, también mostrará ese documento en las reuniones con PP y Cs, si finalmente Albert Rivera acepta comparecer, aunque en ese caso tampoco habría negociación porque La Moncloa considera que el presidente en funciones solo pide a esos dos partidos la abstención.

Con los votos de PNV, Compromís —a quien ha cortejado esta semana— y el que ya tiene garantizado del diputado del Partido Regionalista Cántabro no alcanza para garantizar la investidura. “Queremos un Gobierno ya, que no haya duda”, pidió Celaá. Para conseguirlo, hizo un llamamiento a todas las fuerzas políticas para que “arrimen el hombro”. “Hay cuestiones delicadas en otoño”, avisó en referencia al Brexit (31 de octubre) y la sentencia del procés, que se suman a los riesgos por el flanco económico.

El arranque del curso político estará marcado por un maratón de reuniones. Sánchez pretende verse personalmente con Iglesias, Pablo Casado y Rivera, aunque este último ya ha sugerido que no tiene ninguna intención de hacerlo. El presidente criticó con dureza esa negativa —“es la segunda, tercera o cuarta vez que Rivera se niega a verme”— con el argumento de que es su “forma de ver la democracia”. “Los ciudadanos toman nota”, dijo.

Cierre con la cultura

Sánchez cerró la ronda de contactos antes de las vacaciones con los representantes de la cultura acompañado del ministro del sector, José Guirao. En esa reunión se constató la preocupación unánime del gremio por la parálisis política: todos los colectivos convocados coincidieron en trasladarle al presidente la necesidad de que se forme pronto un Gobierno en España, pero sin entrar a valorar la forma que debe tener el Ejecutivo. El mismo mensaje le enviaron los líderes sindicales en La Moncloa. Sánchez anota cada solicitud, pero no se mueve un milímetro de su meta de gobernar solo con apoyos parlamentarios. El círculo cercano a Iglesias considera esta estrategia una forma de presión que roza la amenaza. Y recuerdan que si en julio no funcionó, en septiembre tampoco surtirá efecto. “Solo con presencia en el Consejo de Ministros se garantiza que se cumpla un programa progresista”, no se cansó de repetir Iglesias en julio.

Todos menos la SGAE

Editores, libreros, actores, cineastas, empresarios teatrales, músicos, representantes de sociedades de gestión de derechos de autor, del arte, de los videojuegos, plataformas de mujeres creadoras y hasta el productor en España de la serie de televisión Juego de tronos, Peter Welter. Prácticamente todas las facciones de la industria cultural española han estado en la reunión que ha mantenido esta mañana el presidente Pedro Sánchez con una treintena de colectivos del sector, pero ha habido una ausencia clamorosa: no ha estado ningún representante de la SGAE. No porque la cúpula de la entidad no quisiera, sino porque no fue invitada. “Ahora mismo la SGAE es una organización está incumpliendo la ley. Debe renovar sus estatutos y ponerse al día. Hemos pensado que en este momento era mejor no citarla”, ha explicado el ministro de Cultura, José Guirao, que también ha estado presente en el encuentro. “Eso sí, que quede claro que esta decisión no tiene que ver con los socios de manera individual, a los que por supuesto seguiremos apoyando como creadores”, ha matizado después.

El músico Luis Cobos, que ha comparecido también al final de la reunión en calidad de presidente de la sociedad de Artistas, Intérpretes o Ejecutantes (AIE), anfitriona del encuentro, ha cuestionado esta decisión. “Es la mayor entidad de gestión española y creo que debería haber estado. Entiendo que es una papeleta dura para el Gobierno, pero hay gente ahí dentro que está intentando arreglar las cosas”, ha subrayado. No obstante, Cobos ha alabado la iniciativa de Sánchez de recoger las propuestas del sector y le ha agradecido que recuperara el Ministerio de Cultura como interlocutor individual.

Según Guirao, aunque la mayoría de las peticiones que se han puesto sobre la mesa esta mañana ya las conocía el Gobierno y estaban recogidas en su programa, la reunión ha sido muy útil para constatar el consenso de todos los colectivos a la hora de enumerar las cuestiones más urgentes. “La agenda inmediata está clara para todos: un pacto de Estado que garantice unos presupuestos acordes con la importancia del sector, la integración de la cultura en los programas educativos, incentivos fiscales para promover el crecimiento de la industria; el desarrollo de una ley de mecenazgo eficaz, impulso a la igualdad de género y trasposición de la directiva europea de propiedad intelectual”, ha resumido el ministro.

Por encima de todas estas propuestas ha sobrevolado otra preocupación también común: la falta de un Gobierno que sea capaz de poner en marcha estas demandas. “Nos han pedido que no se pierda más tiempo, que haya cuanto antes un acuerdo para que podamos ponernos todos a trabajar”, ha reconocido Guirao.

En la cita con el presidente han estado presentes, entre otros, Emilio Gutiérrez Caba, presidente de AISGE; Agustín Almodóvar, vicepresidente de la Asociación Estatal del Cine; Jesús Cimarro, presidente de los empresarios teatrales (FAETEDA); Iñaki Guevara, presidente de la Unión de Actores; Luis Cobos, presidente de AIE, y Liliana Laporta, de la Asociación Española de Videojuegos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información