X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Primera general en la historia de las Fuerzas Armadas españolas

El Gobierno verá este viernes el ascenso de la coronel Ortega, 31 años después del ingreso de la mujer en el Ejército

Patricia Ortega, en agosto de 2016, cuando fue ascendida a coronel.

Patricia Ortega García, madrileña de 56 años, se convertirá este viernes, con toda probabilidad, en la primera oficial general de la historia de las Fuerzas Armadas españolas. La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, tiene ya preparada su propuesta de ascenso a general de brigada para llevarla al Consejo de Ministros.

La llegada de la primera mujer a la cúspide de la jerarquía militar se produce 31 años después de que el Ejército abriera sus puertas al sexo femenino. Ortega fue una de las pioneras que se alistó hace tres décadas, cuando por primera vez se rompió el monopolio de los varones en las Fuerzas Armadas españolas; y desde entonces, a su pesar, ha ido abriendo camino: fue la primera teniente coronel en 2009, la primera coronel en 2015 y, ahora, la primera que ostentará el fajín de general.

“Al principio había muchísima presión. Te sentías muy observada, estabas siempre bajo lupa”, explicaba en una entrevista a EL PAÍS en agosto de 2016. “Si un hombre hace algo, lo ha hecho Zutano, y no se juzga al colectivo masculino por una actuación individual. En el caso de las mujeres no es así. Si alguna de nosotras hace algo bueno o malo, generalmente lo segundo, nos salpica a todas”.

La ministra y las pioneras

Cuando Margarita Robles, pionera en el mundo judicial, llegó al Ministerio de Defensa en junio de 2018, se sorprendió de que solo el 12,7% de los militares fuesen mujeres y de que ninguna fuese general. “No nos podemos conformar”, dijo. La incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas, masiva en los primeros años, se frenó con la crisis; y su ascenso en la jerarquía siguió el lento ritmo de la carrera militar.

Pero la coronel Patricia Ortega no ha estado sola. La comandante Rosa María García-Malea fue la primera piloto de combate del Ejército del Aire y la primera de la patrulla acrobática Águila; la teniente de navío Esther Yáñez González-Irún, la primera al mando de un buque de la Armada; la sargento primero María de los Ángeles Roda, la primera en embarcar en un submarino; la teniente coronel Ana Betegón, la primera en dirigir un hospital de campaña en Afganistán; o la comandante Gala Gallego, la primera al frente de una unidad de helicópteros en Irak. La soldado Idoia Rodríguez se convirtió en 2007 en la primera militar fallecida en zona de conflicto. Pero a las mujeres con vocación militar les faltaba un referente: la primera mujer con galones de general.

Ingeniera agrónoma por la Universidad Politécnica de Madrid, ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza en 1988 y continuó su formación en la Escuela Politécnica Superior del Ejército de Tierra, especialidad en Construcción, siendo la única mujer de su promoción del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos del Ejército. Nieta, hija y hermana de militares, está casada y tiene tres hijos.

Como teniente coronel, estuvo destinada en la Dirección de Infraestructuras del Ministerio de Defensa, donde dirigió diversos proyectos al frente de un equipo de ingenieros. Ya como coronel, ha estado en el Cuartel General del Ejército de Tierra y, actualmente, en el Instituto de Técnica Aeroespacial Esteban de Terradas (INTA).

Aunque el ascenso al generalato es una decisión discrecional del Consejo de Ministros, los aspirantes deben cumplir una serie de rigurosos requisitos. Entre ellos, superar el denominado curso de “actualización para el desarrollo de cometidos de oficial general”, que la coronel Ortega realizó entre el 9 de noviembre y el 15 de marzo pasados. Posteriormente, debe producirse la propuesta del Consejo Superior del Ejército y existir una vacante de su especialidad.

Ortega se ha manifestado en contra de la existencia de cupos y no ha ocultado su malestar por el hecho de que algunos atribuyeran su carrera profesional a su condición de mujer. “El proceso ha sido completamente aséptico”, explicaba tras su ascenso a coronel. “Se ha seguido el método habitual de evaluación en las Fuerzas Armadas, en base a unos baremos objetivos que dan una clasificación. [...] Hemos salido ordenados con el número que nos dio la clasificación prevista en la ley de la carrera militar, en la que se valora el mérito y la capacidad”, insistía.

En cualquier caso, el ascenso de una mujer al empleo de oficial general viene a normalizar una situación que ya se da en muchos ejércitos extranjeros, como el de Estados Unidos, e incluso latinoamericanos.

Tres décadas después de su incorporación, las Fuerzas Armadas españolas cuentan con 15.286 mujeres, según las últimas cifras disponibles, lo que representa el 12,7% del total. Un porcentaje que está por encima de la media de la OTAN, 10,9%, y de países como Italia, Alemania, Holanda o Reino Unido, aunque por detrás de EE UU y Francia.

La mayoría de las mujeres militares, el 81,4%, pertenece a la escala de tropa y marinería, el escalón más bajo de la jerarquía militar. Las mujeres son el 16,3% de los soldados y marineros, pero solo el 8,9% de los oficiales y el 5% de los suboficiales.

La escasa presencia de mujeres en los empleos más altos se ha justificado por su tardía incorporación a las Fuerzas Armadas. El techo se rompe con el ascenso de Ortega a oficial general, un camino en el que le seguirán otras; pues al menos hay ya dos coroneles y numerosas tenientes coroneles y comandantes de sexo femenino.

Aunque las puertas de los cuarteles se entreabrieron para las mujeres en 1988, no fue hasta una década después, en 1999, cuando se suprimieron completamente las restricciones y se permitió su acceso a todos los empleos, cuerpos y destinos.

Preguntada por el proceso de integración de la mujer en las Fuerzas Armadas, Ortega respondía a este diario: “Creo que podemos sentir orgullo. ¿Hay alguna sombra? Obvio. Somos el reflejo de la sociedad y en las Fuerzas Armadas hay cabestros, como en todas partes. Pero institucionalmente se han tomado medidas para que determinadas cosas no pasen y, si pasan, se corrigen”.