Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC ganaría a Colau en Barcelona, pero necesitaría apoyos

Ni el bloque independentista ni el constitucionalista sumarían la mayoría para gobernar Barcelona

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ganaría las elecciones en Barcelona con uno o dos concejales más que la actual alcaldesa y candidata a la reelección, Ada Colau, de Barcelona en comú (BComú). Según la encuesta de 40dB., el candidato republicano, Ernest Maragall, doblaría su representación actual (cinco ediles) y obtendría 11 concejales (los que tiene Colau) y la alcaldesa perdería uno o dos (se quedaría con nueve o 10). En porcentaje de voto, ERC obtendría un 22,6% (obtuvo un 11% en 2015) y Barcelona en comú, el 20,1% (ganó con el 25,1%). El sondeo se basa en 800 entrevistas telefónicas realizadas del 3 al 8 de mayo, entre las pasadas elecciones generales, que ganó ERC en Cataluña, y el inicio de la campaña electoral de las municipales.

La encuesta sitúa en tercer puesto al PSC (15,5% de los votos), que podría doblar la representación (de los cuatro actuales a entre siete y ocho concejales), pasando de quinta a tercera fuerza. El cuarto lugar sería para Barcelona pel canvi-Ciutadans (BpC-Cs, seis ediles con el 12,3% de las papeletas) y el quinto para Junts per Cataluña que se desplomaría a la mitad (de 10 concejales a entre cinco y seis, 11,5% de los votos), pasando de segunda a quinta fuerza.

La encuesta otorga entre ninguno y dos ediles al PP, que ahora tiene tres, y obtendría el 4,7% de los votos. Se quedarían fuera del Ayuntamiento la CUP, que ahora tiene tres escaños y lograría el 3,9% de los votos, y el filósofo e independentista Jordi Graupera, que con concurre con una lista de independientes elegida en un proceso de primarias abiertas. Tampoco Vox obtendría representación.

Con estos resultados, ERC y BComú podrían sumar mayoría absoluta (21 de 41 concejales del Ayuntamiento) en una eventual alianza para gobernar con la tranquilidad que no ha tenido Colau, que en el mandato pasado lo ha hecho en minoría, con solo 11 ediles. Aunque en el Gobierno de la Generalitat ERC gobierna con Junts per Catalunya, en el Ayuntamiento el candidato de los republicanos asegura que sus aliados naturales son tanto las fuerzas “progresistas” (en referencia a Colau), como las “republicanas”, mirando a Junts per Catalunya. Con todo, y a medida que ha avanzado la campaña y los candidatos matizan sus mensajes y pugnan por destacar, Maragall ha asegurado que tampoco descarta gobernar en solitario.

La encuesta también apunta que ni los partidos independentistas ni los constitucionalistas sumarían para armar un gobierno. Con 16 o 17 escaños, ERC y Junts per Catalunya se quedarían lejos de los 21. Y tampoco llegarían PSC, Barcelona pel canvi-Ciutadans y el PP, que en el mejor de los escenarios sumarían 16 ediles. Ni, si optaran por repetir la alianza con la que gobernaron un año y medio, sumaría la fórmula Colau - PSC, 18 concejales en el mejor escenario.

Lo único que sumaría mayoría absoluta sería un tripartito de izquierdas formado por republicanos, comunes y socialistas —sumarían entre 27 y 28 ediles—, pero ERC y PSC han rechazado reiteradamente esta posibilidad. Los republicanos no perdonan al PSC haber apoyado la aplicación del artículo 155 tras el referéndum del 1 de octubre de 2017 declarado ilegal por el Tribunal Constitucional. Y el PSC repite que con ERC en el gobierno municipal, Barcelona se convertiría en capital del independentismo.

Analizando los datos sobre transferencias de voto y valoración de la gestión de los candidatos y de Colau al frente del Ayuntamiento, el sondeo apunta claramente a la fortaleza de ERC tras ganar las elecciones generales del pasado 28 de abril en Cataluña y a doble la penalización que sufre Barcelona en comú: por su gestión y por la poca fidelidad de sus votantes.

Sobre la gestión de la alcaldesa y candidata a la reelección, las opiniones se dividen prácticamente en tres tercios: un 30,6% de los encuestados la califica de buena o muy buena; un 32,8% como regular o mala; y un 32,5% como mala o muy mala.

Transferencias de voto

El apartado de transferencias de voto muestra como Colau solo retiene el 59% de los votantes que la apoyaron en las elecciones municipales 2015 y el resto se inclinaría ahora hacia ERC (15,2%) y PSC (7,5%). ERC retendría al 66,3% de los votos de 2015, el PSC el 53,3% y Ciutadans solo el 49%. Pero quienes sufrirían la mayor fuga de votos serían el espacio neoconvergente, que solo retendría el 42,7%, con el 29,4% de sus votantes optando por ERC; y la CUP, que irrumpió en el Consistorio en 2015 con tres ediles pero un 49% de cuyos votantes optaría esta vez por BComú (21%) y ERC (21,5%).

La encuesta también señala que los resultados de las generales del 28-A tendrían un notable peso. ERC retendría el 70,8% de los votos, Ciutadans el 70,7%, Junts per Catalunya un 68%. Y de nuevo, el porcentaje de fidelidad de los comunes se reduce al 60%, aunque el menor de todos es el que retiene el PSC (apenas el 41%).

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información