Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite un alto cargo de La Moncloa por su relación con el ‘caso Villarejo’

Manuel García-Castellón, juez de la Audiencia Nacional, ha citado a declarar como testigo a Alberto Pozas

Manuel Garcia Castellon
El exdirector de Información Nacional de La Moncloa, Alberto Pozas. Efe

El Gobierno ha aceptado este viernes la renuncia del director general de Información Nacional de La Moncloa, Alberto Pozas Fernández, que presentó este jueves su dimisión después de que el comisario jubilado José Manuel Villarejo lo acusara de haberle entregado un pendrive con los datos del teléfono sustraído a una asesora de Pablo Iglesias, líder de Podemos. En aquel momento, Pozas era director de la revista Interviú. "Estoy siendo utilizado para atacar al Gobierno y al presidente. Y eso no lo puedo permitir", ha afirmado Pozas. La dimisión del periodista se hizo pública después de que haya sido citado a declarar el próximo lunes como testigo por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, instructor del caso Villarejo, según han confirmado fuentes jurídicas.

"La situación me impide poder siquiera opinar sobre lo que está pasando", ha añadido Pozas a través de un comunicado. El magistrado, titular del Juzgado Central de Instrucción de la Audiencia Nacional número 6, mantiene secreta la pieza donde investiga el supuesto espionaje y guerra sucia contra Podemos. "A partir de ahora espero que pueda redimensionar el asunto que me ha atropellado. Que quienes han creído que podían mezclar mi nombre con la conocida como policía patriótica vean que estaban muy equivocados, algunos a sabiendas", ha añadido el ya exdirector de Información Nacional, dependiente de la Secretaría de Comunicación.

El comisario jubilado, considerado una pieza clave de la policía patriótica —el grupo de espionaje político creado en el seno de la Policía Nacional durante la etapa de Jorge Fernández Díaz (PP) como ministro del Interior—, apuntó la pasada semana a Pozas. En los registros efectuados en los domicilios y oficinas del agente, los investigadores encontraron un pendrive que contenía el volcado de todos los datos de un teléfono móvil robado en 2015 a Dina Bousselham, ayudante de Iglesias durante su etapa en el Parlamento Europeo. Un dispositivo de almacenamiento que, según la versión de Villarejo, le había entregado el periodista Alberto Pozas, director entonces de la revista Interviú, editada por el Grupo Zeta.

De hecho, Iglesias declaró como perjudicado en la Audiencia Nacional y relató que Antonio Asensio, presidente del Grupo Zeta, le entregó hace unos años este dispositivo de memoria y le aseguró que su grupo no iba a publicar nada. Un pendrive que contenía información política y personal, parte de la cual acabó en okdiario. Este periódico digital, dirigido por Eduardo Inda, difundió en 2016 diferentes informaciones falsas sobre la supuesta financiación irregular de Podemos a través de los Gobiernos de Venezuela e Irán —entre ellos, el informe Pisa (acrónimo de Pablo Iglesias Sociedad Anónima)—, que se investiga si fueron fabricadas por la policía patriótica.

A través de un comunicado, Pozas ha explicado este viernes que, antes de aceptar el puesto en La Moncloa, se hizo "un breve repaso de las cosas pendientes que heredaba de la dirección de Interviú". "Y en ningún momento fui capaz de valorar que, un asunto que en otras circunstancias podría ser menor, fuera a convertirse en una especie de bomba informativa en plena campaña electoral", ha apostillado el exdirector de Información Nacional del Ejecutivo. "Pensé que conocía la política, pero he aprendido una nueva lección: con las urnas cerca, hasta el arcoíris puede verse en noche cerrada", ha apostillado, antes de asegurar que "la tinta del calamar" está despistando a algunos para que no puedan "perseguir" al propio calamar. 

El PP pasa al ataque

El PP, señalado directamente por miembros de la policía patriótica como la cúspide de la pirámide de mando desde la que procedían las órdenes, ha tardado poco más de una hora en pasar al ataque. Rafael Hernando, diputado y exportavoz parlamentario de los populares durante la época de Mariano Rajoy, ha afirmado: “Así que la cloaca y los espías estaban realmente en La Moncloa. Ahora queda la ministra [Dolores] Delgado. Sánchez tiene que explicarlo. España no merece un Gobierno así".

Podemos, que considera al PSOE incapaz de limpiar las cloacas del Estado, tampoco ha desaprovechado la oportunidad. "Alberto Pozas era, hasta ayer, director General de Información Nacional. Dependía directamente de la Secretaría de Estado de Comunicación, la cual depende directamente de Pedro Sánchez", ha afirmado el secretario de Organización, Pablo Echenique.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información