X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

España rehúsa sumarse a la nueva Ruta de la Seda china

La visita de Xi Jinping impulsa la firma de una veintena de acuerdos institucionales y comerciales

El presidente de China, Xi Jinping, saluda ayer al Rey. En vídeo, el presidente chino, recibido en Madrid con todos los honores.

El Gobierno recibió este martes con alfombra roja a Xi Jinping, el primer presidente chino que visita España en 13 años, pero dejó claro desde el principio que no piensa suscribir la nueva Ruta de la Seda (Belt and Road Initiative o BRI, según su nombre oficial en inglés), un gigantesco plan de infraestructuras ferroviarias y marítimas para conectar China con las principales economías de Europa, Asia, África y Oceanía. España no descarta participar en proyectos concretos, pero rehúsa suscribir globalmente una iniciativa que divide a Europa

España no quiere desairar a su poderoso huésped. Al contrario. Los dos Gobiernos difundirán una declaración conjunta sobre “fortalecimiento de la relación estratégica integral” entre España y China que busca profundizar en las relaciones políticas, económicas o culturales.

Reunión del Consejo Asesor Empresarial España-China. En vídeo, la visita del presidente de China acentúa las buenas relaciones comerciales entre ambos países.

Para justificar su negativa a suscribir el BRI, fuentes de Moncloa alegan que la UE “acaba de aprobar su propia iniciativa de conectividad con Asia y lo lógico es que sea en ese marco en el que trabajen los europeos”. Esta posición, alegan, “es comprendida por las autoridades chinas”. Las mismas fuentes agregan que España no descarta participar en iniciativas concretas en el marco del BRI o asistir a sus foros (Rajoy acudió al celebrado en Pekín en mayo de 2017) y niegan que se trate de un giro respecto al Gobierno anterior.

Lo cierto es que la iniciativa de Pekín divide a Europa. Francia y Alemania han rechazado sumarse a un proyecto que muchos tachan de opaco y consideran un vehículo para extender la influencia china. En cambio, la han suscrito unos 90 países de todo el mundo deseosos de recibir el maná de las inversiones chinas, incluidos la mayoría de los socios orientales de la UE (de Polonia a Grecia), a los que en breve podría sumarse Portugal.

Lisboa será precisamente una de las etapas de la gira de Xi Jinping, que le llevará también a Panamá, en el patio trasero de Estados Unidos, y tendrá su punto culminante en la cumbre del G-20 en Buenos Aires, donde se reunirá con el presidente Donald Trump, quien ha amenazado con elevar otra vez los aranceles a los productos chinos en una nueva vuelta de tuerca de la guerra comercial entre las dos superpotencias.

Proporcionalmente, el déficit comercial de España con China no es menor que el de EE UU. En 2017 España importó por 25.661 millones y exportó por 6.257, por lo que la balanza comercial es deficitaria en más del 75%. No obstante, la estrategia española para paliar este desequilibrio no pasa por imponer aranceles, como Trump, sino por derribar las barreras de un mercado de 1.400 millones de habitantes, el 17,5% de la población mundial.

Está previsto que durante la visita del presidente chino se firmen ocho acuerdos institucionales. Dos de ellos homologarán los requisitos fitosanitarios para la exportación de uva de mesa y de carne de porcino y productos derivados, incluido el jamón con hueso. Estos acuerdos facilitarán la penetración en el mercado chino de las empresas agroalimentarias españolas, que ya tienen una cuota del 20% (390 millones en 2017) en la carne de cerdo.

También se firmará un convenio para eliminar la doble imposición y prevenir la elusión fiscal, un acuerdo sobre fortalecimiento de la cooperación en terceros mercados, otro sobre seguridad social y otro sobre investigación de materiales avanzados. En materia cultural, se firmará un protocolo para ampliar los centros culturales y un acuerdo para promocionar en China la plataforma de servicios lingüísticos de la Real Academia Española.

Junto a los acuerdos institucionales habrá una decena de convenios entre empresas de los sectores financiero (ICO y Bank Of China), energético (Abengoa), petroquímico (Técnicas Reunidas) o aeroportuario (los puertos de Algeciras y Ningbo-Zhoushan). No están previstos acuerdos en materia de turismo, visados o comunicaciones aéreas, pese a que solo el 15% del turismo chino de élite elige España, frente al 45% que se decanta por Francia, el 39% por Italia y el 23% por Reino Unido, según Madrid Foro Empresarial (MFM), que denuncia el “fracaso” de las políticas para atraer turistas chinos.

La Liga de fútbol mira al gigante asiático

M. A. N.

La Liga de fútbol quiere ampliar su presencia en el mercado chino. Con ese objetivo, sus representantes participaron este martes en el I Congreso Asesor Empresarial Hispano-Chino junto a otras 16 empresas españolas y 15 chinas. El responsable para el mercado asiático de La Liga, Sergi Torrent, reconoció que el mercado chino es, junto al de EE UU, el más interesante para el ente que agrupa a los clubes de fútbol.