Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los electores en el exterior no tendrán que rogar el voto

La oficina del censo les remitirá una papeleta en blanco que deberán rellenar

Voto rogado
Electores españoles hacen cola en una dependencia diplomática en Lima para tramitar el voto en las elecciones legislativas de 2016.

Más de dos millones de electores españoles que viven en el extranjero podrán votar en las elecciones generales, autonómicas y europeas sin necesidad de rogar el voto como hasta ahora. Las delegaciones provinciales de las oficinas del censo electoral les remitirán de oficio a su domicilio la documentación necesaria para votar a partir del 18º día posterior a la convocatoria de la cita electoral, última fecha en que se actualiza el censo.

Como en esa fecha aún no se habrán proclamado las candidaturas, los electores recibirán una papeleta en blanco, que deberán rellenar con las instrucciones que reciban por correo o por otros medios: una página web, un número de teléfono y asesoramiento personal en las oficinas consulares.

Esta es la principal novedad del proyecto de reforma de la ley electoral que ayer empezó a estudiar la subcomisión creada con este objetivo en el Congreso de los Diputados. Todos los partidos están de acuerdo en acabar con el voto rogado, introducido en el 2011, que obliga a reclamar el derecho al sufragio en cada cita electoral y ha provocado una caída de casi el 85% en la participación de los españoles en el exterior.

Con la nueva fórmula, diseñada en un grupo de trabajo en el que han participado expertos de varios ministerios, se pretende agilizar y anticipar los trámites para evitar que el deficiente funcionamiento de los servicios postales en algunos países haga imposible ejercer el derecho al voto en los ajustados plazos previstos por la ley, pero evitando volver al sistema anterior, que propiciaba enormes bolsas de fraude.

Los españoles que votan en el exterior

El registro de residentes españoles en el exterior incluye a 2.482.808 personas.

El 15,6% de los residentes en el exterior tiene menos de 16 años. El mayor porcentaje, un 63%, es de ciudadanos entre 16 y 64 años. Los mayores de 65 años representan el 21,5% de los inscritos.

Del total de residentes, hay 2.069.715 electores registrados en el censo electoral.

Los países en los que residen más personas de nacionalidad española son Argentina (457.204), Francia (253.036) y Venezuela (167.255). Los mayores aumentos de población española en el extranjero se dieron en Reino Unido, Estados Unidos y Bolivia.

Otra novedad incluida en la reforma consiste en ampliar en dos días el plazo previsto para votar en urna en las oficinas consulares, de forma que este derecho podrá ejercerse entre el sexto y el segundo día previos al de la elección. Este plazo, sin embargo, será improrrogable y no podrá suceder, como en el pasado, que la Junta Electoral amplíe el voto en urna hasta el mismo día de los comicios. Se trata, según las fuentes consultadas, de garantizar que todos los votos lleguen a tiempo para ser escrutados y no acaben en la basura.

Además, el procedimiento de voto será gratuito para los electores, para lo que se habilitarán apartados de correos que permitan su envío sin coste. Donde esta fórmula no sea posible se garantizará la devolución del importe que haya tenido que abonar el votante. Para el Estado, sin embargo, el nuevo modelo será más caro al asumir el envío de la papeleta a los 2,06 millones de electores en el exterior y no solo a los que la solicitan.

Gregorio Cámara, diputado socialista y representante de la subcomisión en el grupo de trabajo, asegura que la propuesta ha tenido una “acogida bastante favorable por la mayoría de los grupos”, por lo que confía en que se pueda fraguar “un amplio consenso”, aunque reconoce que el PP se ha mostrado “más reticente”.

Su objetivo es que la reforma pueda aplicarse ya en las elecciones europeas y autonómicas del 26 de mayo de 2019, para lo que sería necesario agilizar al máximo los trámites.

Recelos del PP

José Antonio Bermúdez de Castro, portavoz del PP en la subcomisión, asegura que su grupo aún no ha valorado la propuesta pero advierte de que “lo que veníamos hablando [con el Grupo Socialista] no es lo que se nos ha entregado”. El diputado popular asegura que “el objetivo es agilizar la participación en el exterior, pero sin perder garantías. No podemos generar de nuevo la sombra de la sospecha”, añade.

La eliminación del voto rogado fue anunciada como una prioridad del Gobierno de Pedro Sánchez y así lo ratificó él mismo durante su gira en agosto por cuatro países de Latinoamérica donde vive buena parte de la diáspora española. La baja participación de los españoles en el exterior ha sido una constante en los últimos años. El caso más flagrante, según ha denunciado el colectivo Marea Granate, se ha dado en las elecciones generales, donde se pasó de una participación del 31% en los comicios de 2008 a cifras inferiores al 7% en todas las posteriores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información