Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern investiga si hubo trato de favor a los políticos presos en Lledoners

Un informe interno elaborado por un jefe de servicios de la cárcel denunciaba connivencia de cuatro funcionarios con estos reclusos

Torra y Calderó, director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat salen de la prisión de Lledoners tras visitar a los políticos.
Torra y Calderó, director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat salen de la prisión de Lledoners tras visitar a los políticos. EL PAÍS

Un informe interno elaborado por un funcionario de prisiones revela la supuesta connivencia de cuatro trabajadores de la cárcel de Lledoners (Barcelona) con los siete políticos catalanes encarcelados en ella por su participación en la organización del referéndum del 1 de octubre. El Departamento de Justicia de la Generalitat considera que el informe contiene solamente “conjeturas”, pero ha abierto una investigación ordinaria para averiguar la veracidad de los hechos. El Gobierno catalán recuerda que las cárceles son “entornos garantistas” y “dotados de cámaras de vigilancia”, por lo que podrá aclarar lo sucedido.

El documento —al que ha tenido acceso EL PAÍS— detalla que esos cuatro funcionarios, entre los que se encontraba la responsable del módulo 2 de la prisión donde están Oriol Junqueras y el resto de políticos, permitieron que los presos celebraran una “fiesta” en el que se consumieron dulces, fruta y otros alimentos en el despacho de cristal desde el que se controla la galería.El informe fue elaborado por un jefe de servicio de la prisión después de que recibiera las quejas de presos de que los siete políticos estaban recibiendo un trato de favor por parte de trabajadores del centro penitenciario. “Dada la importancia mediática de los internos mencionados y las posibles consecuencias de imagen para la institución, inicié un control más cuidadoso de la situación del módulo 2”, escribió en el documento que posteriormente fue enviado a la directora de la prisión.

El texto detalla que “a última hora de la tarde” del 1 de octubre observó cómo los siete políticos “permanecían en el patio cuando la población interna ya estaba encerrada en las celdas” y que todos ellos se dirigían al despacho para reunirse con los cuatro funcionarios. “Corremos para llegar al interior del módulo 2, en el trayecto avisan al despacho de funcionarios de nuestra proximidad por lo que cuando llegamos todos han salido excepto un par de funcionarios”, recoge el informe que, a continuación, asegura que el denunciante pudo ver “cómo esconden papeles de pastelería con restos de pasteles dentro de las bolsas particulares y que encima de la mesa todavía quedan restos de fruta y de comida”.

“Traspasar la barrera”

El jefe de servicios asegura que pidió explicaciones, pero que la respuesta que encontró de su compañera fue que “estaban haciendo notificaciones” a los políticos por “haber llegado tarde” a sus celdas. El informe recoge otros episodios de supuesto trato de favor relatados por reclusos y recalca que nunca se debe “traspasar la barrera del trato profesional con todos los internos, sin excepción. Ganarse el respeto de la población interna debe estar reñido con esta actitud”. El documento concluye pidiendo que los cuatro funcionarios supuestamente implicados en el incidente sean “adscritos a otras unidades del centro sin contacto con los políticos presos”.

Fuentes penitenciarias culpan de la situación al director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat, Armand Calderó, que ha acudido a actos oficiales con el lazo amarillo de apoyo a los políticos presos: “Con esta actitud, incita a que ciertos funcionarios les dispense un trato diferenciado”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información