Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa elude suspender la ley que despide a los soldados con 45 años

Robles se compromete a buscar fórmulas para mejorar la inserción laboral de los militares

La ministra de Defensa, este miércoles en el Congreso.
La ministra de Defensa, este miércoles en el Congreso.

El Gobierno busca fórmulas para amortiguar la sangría que provoca en el Ejército la salida obligada de los militares cuando cumplen 45 años. Pero la respuesta no será la misma que defendió el PSOE cuando estaba en la oposición: aplicar una moratoria a la ley que desde 2006 fija esta edad límite para soldados y marineros y que, si no hay cambios legales, dejará sin empleo a unas 3.000 personas en 2020. La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha comprometido este miércoles a buscar medidas compensatorias y de inserción laboral para ese colectivo. Pero suspender la ley entraña “dificultad jurídica”, según ha señalado en el Congreso de los Diputados.

Robles intervenía por una interpelación de Unidos Podemos, que reclamaba al Gobierno pronunciarse sobre esa proposición no de ley que presentaron en febrero -y que respaldó el Congreso con los votos del grupo socialista y de Ciudadanos- para cesar temporalmente una norma que amenaza con esquilmar las Fuerzas Armadas a medio plazo. La ministra se ha comprometido a fortalecer la otra pata de esa ley de 2006, la que comprometía al Ejecutivo a buscar salidas laborales y facilitar la permanencia en otros cuerpos del Estado (guardia civil, policía, bomberos…) a esos soldados expulsados del Ejército.

Podemos ha mostrado su malestar con el cambio de postura. El diputado Juan Antonio Delgado se ha referido a este proceso como “un ERE encubierto de Defensa” y ha instado a Robles a que “no permanezca de brazos cruzados” mientras se busca una solución duradera al problema. Las Fuerzas Armadas disponen de unos 77.000 soldados y marineros. El 85% de ellos son temporales y perderán su empleo a los 45 años si no se convierten en permanentes o ascienden a oficiales o suboficiales. Si nada cambia, 50.000 militares dejarán sus puestos en las próximas dos décadas, según los cálculos de Delgado.

La ministra se ha remitido a lo que acuerde una subcomisión del Congreso que se puso en marcha hace dos años para abordar este asunto y que aún no ha concluido sus trabajos. Robles vaticina que los terminarán en 15 días y se compromete a buscar soluciones en ese ámbito.

Las principales asociaciones de militares, presentes en el pleno parlamentario, han acogido con cierta esperanza los anuncios. “No nos ha parecido negativo. Incluso la ministra ha anunciado una posible modificación de la ley. Lo que le ha faltado es hablar de esas personas que ahora mismo carecen de salida laboral”, asegura Jorge Bravo, de la Asociación Unificada de Militares Españoles, que cifra en unos 800 los militares que no han podido ser recolocados en ningún sitio (ni encontrar trabajo en la empresa privada) desde que rige esta norma. Las asociaciones lamentan que se condene a la temporalidad en el empleo a la mayor parte de los militares.

Más información