X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La dimisión de la socialista Carmen Montón, el peor escenario para el PP

Casado no renunciará a su cargo si es imputado y los populares se vuelcan en señalar las diferencias entre ambos casos: "Se parecen como un huevo a una castaña"

Pablo Casado, este martes, en el Senado, en una charla informal con periodistas.

“Si Montón aguanta, nos liberamos de un problema. Si dimite, tenemos uno enorme”, decía, el lunes, un dirigente del PP. La investigación del máster de Pablo Casado, pendiente de la decisión del Tribunal Supremo, provocó que, por primera vez, el PP deseara la supervivencia de una ministra socialista en apuros. No pidieron su dimisión en ningún momento y cuando empezaron a temer su caída, se volcaron en señalar "las diferencias" entre ambas polémicas para tratar de proteger a su líder: “El caso Montón y el caso Casado se parecen como un huevo a una castaña”, declaró el secretario general, Teodoro García. El presidente del PP no dimitirá si es imputado por su máster.

Los populares entendieron el primer día de la polémica por el máster de la ministra de Sanidad que si caía, se dispararía la presión sobre Pablo Casado, pendiente de que el Tribunal Supremo decida si le imputa por sus estudios de postgrado. En el comité de dirección del lunes, la dirección del partido pactó dar un perfil bajo al caso y limitarse a señalar "el doble rasero" del PSOE cuando el máster bajo sospecha era el de uno de los suyos. En ningún momento, el principal partido de la oposición pidió la dimisión de la socialista Carmen Montón porque ese era, precisamente, el peor escenario para el presidente popular.

Este martes, por la mañana, temiendo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "sacrificara" a Montón, el PP se dispuso a colocar la venda antes que la herida y activó una operación para señalar las diferencias y tratar de proteger a su líder. "El caso Montón y el caso Casado se parecen como un huevo a una castaña, es decir, nada", señaló el secretario general del partido, Teodoro García. "Es una locura que esto esté en el orden penal porque es una cuestión absolutamente menor y quedará en nada”, añadió.

Fuentes de la dirección del PP incluso parecían defender a Montón. “Nos estamos volviendo todos locos”, respondieron cuando les preguntaron si creían que el caso de la ministra también debía judicializarse. “Si dimite, no nos afecta en nada”, insistían en público, pese a que varios dirigentes del partido consultados por EL PAÍS confirmaban su preocupación al entender que todo lo que ocurriera con Montón les afectaba.

El partido respiró aliviado cuando, a lo largo de la mañana, al contrario que el día anterior, los ministros empezaron a respaldar a Montón en público, y especialmente por la tarde, cuando, el propio Sánchez la defendió en el Senado. Pero a las 21.25 la ministra socialista comunicó su dimisión y desvió toda la presión hacia el líder del PP.

Casado no dimitirá si es imputado finalmente en el Tribunal Supremo por su máster. La dirección del partido aclaró este martes, por primera vez, este punto porque hasta ahora, incluidas las entrevistas realizadas durante la campaña de primarias, él nunca lo había aclarado. Tampoco tiene intención de presentar sus trabajos.  Los populares empiezan a hablar ahora, cuando el caso Montón dispara la presión, del umbral de la apertura de juicio oral - no imputación- que fijan los estatutos para presentar la dimisión e insisten en que hay "casos y casos". Esa es la nueva consigna.

El secretario general del PP no entró a valorar directamente los motivos de la dimisión de Montón y tras el anuncio de la ya exministra de Sanidad, Teodoro García cargó contra Sánchez por estar al frente del Ejecutivo "más débil de la democracia española" en pleno desafío soberanista. "Nunca antes, en 100 días habían dimitido dos ministros de un Gobierno. En lugar de preocuparse de los problemas de la gente están preocupados por problemas internos. ¿Qué ha pasado para que en dos horas el presidente pasara de defender a la ministra de Sanidad a impulsar su cese? Esas son las rectificaciones a las que nos tiene acostumbrados. Debe explicarnos qué ha pasado". 

García insistió en las diferencias entre ambos casos. "Los inocentes nunca deben dimitir y Casado es la esperanza que tiene este país para recuperar el rumbo. Lo que ha precipitado la dimisión de Montón nada tiene que ver con el PP".  Los populares dedicarán los próximos días a lanzar el mensaje de que son distintos. Y el Gobierno y el PSOE tienen ahora vía libre para exigir responsabilidades a Casado.