X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

En qué se parece y se diferencia el máster de Montón al de Casado y Cifuentes

El curso de la ministra estaba vinculado al instituto de la Universidad Rey Juan Carlos, pero no constan convalidaciones y muestra un trabajo final

La ministra de Sanidad, el lunes en rueda de prensa.

La exministra de Sanidad, Carmen Montón, cursó su máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), la misma que expidió los títulos de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes y el líder del PP, Pablo Casado. Hay similitudes y diferencias.

Cambio de notas. La URJC ha comunicado en la mañana de este martes que va a investigar un cambio en el expediente de Montón posterior al fin del posgrado. El caso máster estalló cuando eldiario.es destapó dos modificaciones irregulares de las calificaciones de Cifuentes. En el caso de Casado no se han detectado estas anomalías.

Inscripción. Monzón fue admitida al curso el 30 de septiembre de 2010, según un correo de la URJC. Sin embargo, ella explica que errores técnicos le impidieron la matrícula y no pagó hasta diciembre. Cifuentes se inscribió tres meses después del inicio de curso. Casado lo hizo de modo correcto.

Dos posgrados. Casado y Cifuentes cursaron el mismo máster de Derecho Autonómico en 2008-2009 y 2011-2012 respectivamente. Era dirigido por Enrique Álvarez Conde, director del Instituto de Derecho Público (IDP), principal imputado del caso máster y quien organizó los supuestos tratos de favor. El de Montón es un título distinto, en estudios de igualdad, también vinculado al IDP. Pero en su caso no constan contactos con Álvarez Conde.

Asistencia. El título de la exministra era presencial, según la publicidad, y tenía que asistir al 80% de las lecciones. Ella relata que al inicio de curso escribió un correo electrónico a la directora, Laura Nuño, en el que se decía “horrorizada” de haber faltado a las primeras clases. Nuño respondió que “está previsto que se pueda cursar a distancia también”. Otros alumnos recibieron el mismo correo. Montón alega que, pese a existir un campus virtual, ella acudía a clase “cuando podía” desde octubre, y de forma más regular desde enero de 2011. En el primer cuatrimestre no se presentó a seis asignaturas, y se examinó en junio, con tres sobresalientes, un notable y dos aprobados. El posgrado de Cifuentes era también presencial y ningún compañero la recuerda en clase. Casado reconoció que no asistió ni conoció a los docentes.

No constan contactos de la titular de Sanidad con Álvarez Conde

Trabajo fin de máster. La normativa de 2007 decreta que los másteres “concluirán con la elaboración y defensa pública de un Trabajo de Fin de Máster (TFM)”. Montón escribió un texto de 75 páginas sobre reproducción asistida plagado de citas sin atribuir de Wikipedia y otras fuentes, un supuesto hurto intelectual destapado por laSexta. Asegura que no tuvo que defenderlo. La exministra atribuye a un “error administrativo” que su título esté fechado un curso después. Cifuentes nunca mostró el TFM; afirma haberlo perdido al cambiar tres veces de despacho, pero dice que lo defendió ante un tribunal. Las tres firmantes del acta, imputadas, afirman que es falsa. Casado ha admitido que no hizo el equivalente al TFM porque la ley en ese momento, 2009, no lo exigía. No obstante, a sus compañeros se les pidió, así como la defensa ante un tribunal, aunque finalmente se les dispensó del trámite.

Convalidaciones. Casado reveló que le convalidaron 18 de las 22 materias y que para las otras le bastó un trabajo. De este privilegio se beneficiaron otros alumnos con conexiones políticas o con Álvarez Conde. Montón asegura que no solicitó ninguna convalidación, y no consta en su expediente. Según eldiario.es una profesora sostiene que su asignatura le fue convalidada. En el caso máster, la denuncia de una docente, que no reconoció su firma en una de las tres materias convalidadas a Cifuentes, causó una catarata de imputaciones.