X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Vigo obliga a los taxistas a vigilar que sus clientas entran en el portal

Con esta medida, el Ayuntamiento amplía las “normas antiacoso”, que ya exigen a los autobuses nocturnos parar donde pidan las mujeres

Caravana de taxis en Vigo, el pasado agosto.

El gobierno municipal de Vigo (PSOE) ha dado un paso más en la prevención de la violencia de género al obligar a los taxistas de la ciudad a vigilar la entrada de las mujeres en los portales si ellas se lo piden. La nueva norma entrará en vigor los próximos días tras aprobar el pleno municipal su introducción en la ordenanza vigente que regula el sector del taxi, después de haber sido consensuada con las dos asociaciones que representan a más de 550 profesionales con licencia.

Esta medida, que también funcionará para todos los pasajeros que la reclamen, viene a reforzar las “normas antiacoso” que ya implantó hace seis meses el gobierno de Abel Caballero en las paradas de autobuses urbanos durante las rutas nocturnas; una normativa pionera en España y que ya está funcionando también en ciudades como Terrassa (Barcelona) y Bilbao. El “servicio de paradas a demanda” ya ha sido utilizado por una media mensual de 70 mujeres en el municipio pontevedrés y cuenta con ocho usuarias fijas. El sistema funciona con independencia de la localización de la marquesina y siempre que la parada solicitada esté dentro del recorrido de la línea urbana.

La concejala de Seguridad, Ángeles Marra, ha defendido la necesidad de implantar esta normativa pionera para adaptarla a las nuevas circunstancias del sector y, sobre todo, mejorar la movilidad urbana "en clave de prevención contra la violencia machista", y dar seguridad a las víctimas de malos tratos, cuya estadística no para de crecer. El pasado año aumentó su incidencia en la comunidad gallega en un 17,5%, con 6.000 casos más, según la memoria de la Fiscalía Superior de Galicia.

Los grupos de la oposición, el PP y Marea de Vigo, se abstuvieron en la votación y no apoyaron la iniciativa de los socialistas. Ambas formaciones argumentaron que existe un exceso de algo más de 200 licencias del taxi en Vigo, una cuestión que supone el "principal problema" del sector y que no ha sido abordado en la ordenanza aprobada.

Otra de las novedades introducidas para el transporte público en la ciudad más poblada de Galicia también obligará a los taxistas a llevar una bandera de la ciudad en los capós de sus coches. Aunque con esta norma se pretende evitar el intrusismo, la medida no ha contado con la aprobación de la asociación minoritaria del sector. En la nueva ordenanza municipal también se incorporan otras exigencias para el taxi, como el pago con tarjeta por parte del usuario, el acompañamiento de perros guía o la prohibición del pantalón corto y chancletas para el chófer.