Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cazas españoles dejan de patrullar el Báltico tras el disparo fortuito de un misil

Fuentes militares apuntan a un fallo humano como causa más probable del incidente

Adiestramiento avanzado de las unidades de defensa aérea.

Los Eurofighter españoles desplegados en las repúblicas bálticas han dejado de realizar patrullas aéreas después de que uno de ellos disparase fortuitamente un misil el martes por la tarde al sur de Estonia, según han confirmado fuentes aliadas. Los aviones españoles han quedado apartados de las misiones de policía aérea hasta que se aclaren las circunstancias del incidente, que afortunadamente se saldó sin víctimas, han explicado las mismas fuentes.

La OTAN ha asignado a los escuadrones de F-16 portugueses y Mirage 2000 franceses la misión de interceptar, desde las bases de Siauliai (Lituania) y Amari (Estonia), cualquier vuelo no autorizado que irrumpa en el espacio aéreo de las repúblicas bálticas, mientras que los cazas españoles han quedado temporalmente apartados de los turnos de alerta (scramble).

A la espera de que se conozcan los resultados de la investigación, fuentes militares apuntan como causa más probable un error humano, ya que no se ha detectado ningún problema de software. Se trata, no obstante, de un error extremadamente raro, sobre todo en un piloto muy experimentado como era el caso, pues no basta con apretar un botón para disparar el misil, sino que su lanzamiento requiere cumplimentar un procedimiento en varias fases.

Afortunadamente, el piloto no había designado objetivo al AMRAAM, un proyectil aire-aire que se guía por radar. En caso contrario, habría impactado probablemente en alguno de los otros tres aviones que participaban en el ejercicio (dos Mirage 2000 y otro Eurofighter).

Las autoridades estonias siguen buscando el proyectil, pero fuentes militares no descartan que se destruyera en el aire, a pesar de que se perdió una vez disparado y no se detectó su explosión.

El primer ministro estonio, Jüri Ratas, ha trasaladado este miércoles al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, su preocupación por lo ocurrido. “Le transmití [a Stoltenberg] que es un incidente grave y estamos lógicamente preocupados”, a pesar de que, “afortunadamente, nadie resultó herido”, informó la oficina del primer ministro, quien reclamó también que las circunstancias de lo sucedido “se esclarezcan sin demora”. De su lado, Stoltenberg “lamentó el incidente” y ofreció “el apoyo total de la OTAN para la investigación”, según su portavoz.

Por su parte, la ministra española de Defensa, Margarita Robles, ha mantenido este miércoles una conversación con su homólogo estonio de Defensa, Jüri Luik, a quien conoció durante la reciente cumbre de la OTAN de Bruselas, que se desarrolló en términos cordiales, según informaron fuentes de su departamento.

Fuentes aliadas aseguran que Estonia ha dado “un perfil bajo” a sus quejas, ya que “todo el mundo es consciente de que un incidente de este tipo, aunque improbable, no se puede descartar” y de que los aliados cubren gratuita y solidariamente la defensa aérea de las repúblicas bálticas desde que ingresaron en la OTAN.

Desde 2004, España ha desplegado en media docena de ocasiones destacamentos del Ejército del Aire en el Báltico. Actualmente, 135 militares y seis cazas Eurofighter EF-2000, procedentes del Ala 11 de Morón de la frontera (Sevilla), están desplegados en la base de Siauliai (Lituania). Su misión empezó el pasado 1 de mayo y concluirá el 31 de agosto.