Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno anuncia que acercará más presos de ETA antes del fin del verano

El delegado del Ejecutivo de Pedro Sánchez en Euskadi, Jesús Loza, asegura que los traslados no son beneficios sino "cumplimiento de la ley"

La asociación de familiares de presos de ETA Etxerat exigen el acercamiento de los reclusos en las playas de San Sebastián
La asociación de familiares de presos de ETA Etxerat exigen el acercamiento de los reclusos en las playas de San Sebastián EFE

"No es un beneficio penitenciario, es el cumplimiento de la ley". El delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza, ha terciado en la polémica que ha suscitado en el PP y en la asociación de víctimas Covite, el acercamiento de los dos primeros presos de ETA a Euskadi, asegurando que es probable que antes de que termine el verano se produzcan nuevos "traslados a cárceles vascas". Para Loza, el acercamiento de algunos presos que cumplen las condiciones legales exigidas, es decir, que se hayan desvinculado de ETA, hayan pedido perdón, estén dispuestos a colaborar y hayan cumplido las dos terceras partes de la condena, no es un beneficio penitenciario, sino que sus traslados se hacen en estricto cumplimiento de la ley.

El acercamiento de los dos primeros presos desde que los socialistas llegaran a La Moncloa, Olga Sanz Martín y Javier Moreno Ramajo, que intentaron asesinar al exconsejero de Interior (PNV), Juan María Atutxa y al expresidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, de la cárcel de Villabona, Asturias, a la de Basauri, Bizkaia, ha provocado las críticas del PP, y especialmente de Iturgaiz, que ha remitido una carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El PP va a solicitar su comparecencia en el Senado, como ha confirmado este miércoles la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández. "Los acercamientos los ha puesto en la agenda el Partido Socialista después de que el nacionalismo le apoyara en la moción de censura, y eso genera desconfianza", ha dicho este miércoles Fernández a EL PAÍS. "Nosotros mantenemos que el fin de la dispersión ha de ser de manera individualizada y siempre que los presos hayan repudiado a ETA y participen en el esclarecimiento de los crímenes de la banda aun sin resolver", ha dicho Fernández. Una postura que coincide con la que históricamente ha mantenido el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso: "El PP siempre defenderá que los presos se desvinculen de ETA y puedan desarrollar un proceso de arrepentimiento sincero, colaboren con la justicia e inicien el camino para su rehabilitación", ha sostenido numerosas veces en el Parlamento vasco.

La dirigente popular, que hace las veces de portavoz del PP vasco al estar su presidente de vacaciones, tiene dudas de que en este caso se den las condiciones. "Si es como dice el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, ningún problema, pero si no es así van a tener que dar muchas explicaciones", ha subrayado. "Tampoco estaría de más que hubieran comunicado el acercamiento a las víctimas", ha criticado.

Una de ellas, el europarlamentario y expresidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, ha remitido una carta al ministro de Interior en la que le muestra su disgusto. "Leo hoy con sorpresa la noticia en la que se informa del acercamiento a cárceles vascas y la concesión del tercer grado a dos terroristas de la banda criminal ETA acusados, entre otros delitos, de intentar asesinarme cuando yo fui presidente del Partido Popular en el País Vasco. "Ninguno de ellos se ha puesto en contacto conmigo a tal efecto", le recrimina. Curiosamente Olga Sanz Martín disfruta del tercer grado desde que se lo concedió en febrero pasado el Gobierno de Mariano Rajoy. Desde entonces cumplía su pena en el Centro de Inserción Social (CIS) de Villabona, para atender mejor a la hija de ambos. Javier Moreno Ramajo, sin embargo, accedió al tercer grado el 30 de julio y ese progreso sí que fue concedido por la nueva Administración socialista, pero con un informe favorable de la Junta de Tratamiento aprobado el pasado abril.

El delegado del Gobierno, Jesús Loza ha dicho ante los micrófonos de la SER que a la hora de acercar a los presos el Ejecutivo socialista está haciendo "un gesto" con los presos que están dando pasos para reinsertarse. "La Administración puede ayudarle, pero es el preso el que debe dar los pasos", y una ayuda fundamental sería que la izquierda abertzale hiciera un proceso de autocrítica, que ayudara a los presos a hacer ese camino".

Los herederos de Batasuna y el propio movimiento de presos, el EPPK, pone como líneas rojas la no delación y el no arrepentimiento. Más allá de este caso puntual, Loza ha defendido el acercamiento de los presos a Euskadi. "El acercamiento es tan legal como el alejamiento. No es un beneficio penitenciario. Son dos decisiones que toma la Administración penitenciaria". Según él, una vez disuelta ETA, "la pregunta que debemos hacernos es si para tener una convivencia plena en el País Vasco es mejor mantener a los presos a 1.000 kilómetros de distancia del País Vasco en primer grado o apoyar ese proceso de reinserción. A mi juicio la respuesta es sencilla: es mucho mejor para todos apoyar la reinserción".

Más información