El aznarismo apuesta por Casado

El aspirante a suceder a Rajoy fue jefe de gabinete del anterior presidente popular

Pablo Casado, a su paso por León.
Pablo Casado, a su paso por León. J. Casares (EFE)

“Si a mí alguna vez me tiene que renovar alguien, que me renueve Pablo Casado, que es un tío fantástico”. Cuando José María Aznar pronunció esa frase, en 2015, aún quedaban tres años para que el aludido compitiera por presidir el PP. Sin embargo, la broma, lanzada en un mitin, tuvo algo de premonitoria. Pese a que la relación entre Aznar y Casado ya no es la misma que entonces, el aspirante arranca hoy la carrera para sustituir a Mariano Rajoy convertido en el representante de los valores del aznarismo, según el criterio de sus seguidores y rivales.

Más información
La sucesión del PP arranca entre críticas a la elección a doble vuelta
Los candidatos se movilizan para evitar la baja participación
Líderes y exministros del PP ligan su futuro a Cospedal y Santamaría

“Casado es la mejor opción para la refundación que necesitamos”, opina la exministra y expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre. “Joven, con principios que no se avergüenza de defender, y que se lleva bien con todos, de Rajoy a Aznar”.

“No tengo nada que censurar ni a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ni a la secretaria general, María Dolores de Cospedal, pero, pensando en el porvenir más que en lo inmediato, opciones como las de Casado son las más válidas”, concede Carlos Aragonés, quien fuera jefe de gabinete de Aznar durante sus ocho años al frente del Gobierno. “Tenemos que hacer oposición”, sigue el senador, que en las últimas semanas se vio con el aspirante. “Y pensándolo así, para el partido de oposición y el partido de futuro, Pablo es el que tiene más entidad”, remata Aragonés, que subraya que no ha tratado este asunto con el expresidente.

“De Casado tengo buena opinión desde hace tiempo”, dice el exministro Jaime Mayor Oreja, que recalca que lleva “muchos años” alejado de la vida del partido y que está centrado en la batalla de las ideas, porque considera que España se enfrenta a un proceso constituyente que gira alrededor de la reivindicación de los nacionalistas del derecho de autodeterminación. “Y el PP tiene que hacer un partido para eso”.

Casado fue jefe de gabinete de Aznar entre 2009 y 2011. Siempre reconoció al expresidente como uno de sus grandes referentes. Y ahora es el único candidato que se ha vinculado al antiguo líder.

“He tenido la suerte de trabajar con las dos últimas personas que han llevado al PP a lo más alto”, dijo sobre Aznar y Rajoy al presentar su candidatura. “Somos una generación joven, respetuosa con el pasado del partido y que quiere ser ambiciosa con nuestro futuro”, apuntó entonces Casado, que busca la presidencia defendiendo cinco ejes programáticos que hacen de puente entre el pasado aznarista y el futuro que quiere representar él mismo. “Los principios de siempre: libertad, unidad de España, la familia, la seguridad, y recuperar la honestidad y la eficacia en la gestión como seña de identidad”.

Compañeros de partido y de generación leen esa propuesta en clave electoral. “Pablo tiene muchas capacidades, pero la gente que le rodea evoca mucho el aznarismo”, opinó un presidente provincial. “Busca atraer el voto más nostálgico de la época de Aznar”.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS