Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En España hay 2.749 activos casos de menores desaparecidos

El teléfono de la Fundación ANAR registró un aumento del 62% en el número de procesos en 2017

Rosa e Isidro, padres de Paco Molina, un joven  desaparecido en el año 2015.
Rosa e Isidro, padres de Paco Molina, un joven desaparecido en el año 2015.

Caroline del Valle, Francisco Molina, Amaya Pascual, Amy Fitzpatrick, Jesús Villegas...y así hasta 2.749 nombres que conforman la lista de casos activos en España de niños y adolescentes en la actualidad, según datos facilitados este viernes por el Ministerio del Interior. De algunos hace más de una década que se perdió el rastro, de otros como Villegas no se sabe nada desde hace apenas un mes. Situaciones que la Fundación ANAR atiende a través del teléfono 11600 y que en 2017 dio seguimiento a 558 procesos, un 62% más que el año anterior, cuando se registraron 344, de acuerdo con el informe presentado con motivo del Día de los Niños Desaparecidos.

En España, el 40% de los casos activos de desaparecidos —6.801 a fecha 3 de mayo, según datos de Interior— corresponden a menores. De ellos, tal y como ha explicado el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto Ballesteros, más de la mitad pertenecen niños y adolescentes que se han fugado de centros de acogida. “Los riesgos se multiplican por el entorno digital”, ha alertado Nieto, que ha hecho además hincapié en el aumento de las situaciones de acoso escolar que están detrás de las desapariciones en algunos casos y ha loado el trabajo de las fuerzas de seguridad y la cooperación con la Fundación ANAR. Solo en lo que va de 2018, de acuerdo con datos facilitados por Nieto, se han resuelto más de 5.000 desapariciones de menores.

En su intervención, el secretario de Estado ha puesto de relevancia la labor de la Fundación ANAR, cuyo teléfono para casos de menores desaparecidos nació hace ocho años y solo en 2017 atendió 1.889 llamadas. El 88% de las llamadas fueron de adultos y el 12% de los propios niños y adolescentes. “Cuando desaparece un menor la familia sufre un bloqueo emocional que les impide saber cómo actuar”, ha subrayado el director de programas de la organización, Benjamín Ballesteros, la labor del soporte telefónico. El apoyo emocional y la asesoría jurídica han sido otras de las principales funciones del servicio apuntados por el responsable.

Las situaciones de fuga fueron el motivo de consulta más frecuente (79,9%), aunque la directora del teléfono, Diana Díaz, ha alertado de la realidad que se esconde con frecuencia detrás de este tipo de desapariciones: “Detrás de las fugas nos encontramos situaciones de alto riesgo, como maltratos, abusos, violencia de género y acoso escolar, entre otros…sabemos que las fugas no son un juego de niños”. Por ello, Díaz ha pedido que no se subestimen este tipo de casos, debido a la situación de “vulnerabilidad” en que les coloca la fuga.

El segundo motivo de consultas más numeroso fue la sustracción de menores (7,5%), la mayoría recibidas por padres que preguntan cómo proceder en estos casos. “Son procesos muy largos y muy desgastantes para las familias”, ha señalado la directora del servicio, al tiempo que ha destacado que la media de edad de los niños desaparecidos en estas circunstancias es de ocho años. Un 6,5% de las llamadas se debieron a menores expulsados de su hogar, a pérdidas o accidentes (4,5%) y casos de menores extranjeros no acompañados (0,9%), en los que Díaz ha subrayado la importancia de que estos niños y adolescentes “no se sientan solos”. El 0,7% de las llamadas se debió a los secuestros cometidos por terceras personas.

Ante la desaparición de un menor, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Ballesteros, ha recalcado la importancia de que los familiares actúen de manera inmediata. “No hay que perder ese tiempo en el que podemos conseguir los mejores datos por situaciones de vergüenza o desconfianza”, ha asegurado.

En el acto también ha asistido Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer, la joven que fue presuntamente asesinada en A Pobra do Caramiñal y cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 1 de enero después de más de un año desaparecida. Quer, que ha acudido en representación de las familias de los desaparecidos, ha pedido que la ley integral de la infancia incorpore a los desaparecidos y a las familias. “Detrás de cada dato hay un drama, un sufrimiento enorme. Cuando una persona desaparece, no deben desaparecer sus derechos”, ha argumentado. “Es un auténtico calvario sobrellevar cada día”.

Más información