Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo examina las “manipulaciones” de TVE

Los periodistas de la cadena pública expondrán vídeos emitidos en los telediarios sobre coberturas sesgadas

Asamblea en la sede de Informativos de TVE en Torrespaña.
Asamblea en la sede de Informativos de TVE en Torrespaña.

El bloqueo del PP a la renovación de la cúpula de RTVE ha desatado una ola de indignación entre los trabajadores. La protesta ha prendido en las redes sociales y se ha solapado con un movimiento en el que bajo la etiqueta #AsíSeManipula los periodistas denuncian malas prácticas profesionales. El próximo día 16 expondrán ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo los casos más flagrantes de los últimos años, ilustrados con vídeos emitidos en los telediarios.

La portavoz del Consejo de Informativos de TVE tendrá apenas cinco minutos para exponer ante los eurodiputados un resumen de los casi 500 casos de “manipulación” que han recopilado desde que en 2014 se hizo de los Servicos Informativos José Antonio Álvarez Gundín, hasta entonces subdirector de Opinión del diario La Razón. “Trabajamos en televisión y cinco minutos dan para mucho”, advierte el periodista Gabriel López, miembro del consejo. Su propósito es transmitir a los europarlamentarios que en TVE “se está pisoteando el derecho a la información de los ciudadanos y la libertad de prensa”. Consideran que la vulneración de estos principios va contra la Carta de Derechos Fundamentales de la UE y las directivas comunitarias. La corporación ha declinado comentar esta iniciativa.

La Eurocámara aceptó investigar la censura y falta de pluralismo en los telediarios. La semana pasada, una delegación del Consejo de Informativos fue recibida por Cecilia Wikström, presidenta de la Comisión de Peticiones, e invitada a exponer en ese foro sus demandas. Aspiran a que el Parlamento Europeo inste al Gobierno a adoptar medidas para que RTVE recupere la independencia y deje ser utilizada como apéndice del partido en el poder.

En Bruselas expondrán la falta de pluralidad en las tertulias y programas de debate y detallarán la negativa de TVE a retransmitir por su cadena más importante la declaración como testigo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante la Audiencia Nacional por la trama Gürtel. También denunciarán la censura, en junio de 2016, del audio de las conversaciones del entonces ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en la que ambos conspiraban supuestamente para incriminar penalmente o buscar acusaciones contra dirigentes de ERC y de CDC.

Múltiples casos de malas prácticas están siendo desvelados en las redes sociales por los periodistas de la cadena bajo la etiqueta #AsíSeManipula, que en primera persona dan testimonio de las presiones que reciben a la hora de hacer su trabajo. La redactora Yolanda Álvarez ha escrito en Twitter: “La información sobre corrupción que afecta al Gobierno se da tarde y en un breve de 20 segundos y lo que afecta a otros partidos políticos se magnifica con directos, piezas y grandes despliegues”.

Se manipula, relata Alicia Gómez Montando, “cuando no se da una información relevante porque perjudica al Gobierno o a su partido; se deja para la siguiente edición o para mañana y entonces se da desdibujada, incompleta y de manera confusa...”. Y también “no dando una noticia hasta que no hay reacciones del partido del Gobierno”, apunta la redactora de RNE Alejandra Martínez.

Liderado por las periodistas de RTVE, #AsíSeManipula es un movimiento heredero del que se fraguó en torno al 8-M y actúa como un gran altavoz de las técnicas —una veces sutiles, otras de forma descarada— utilizadas para tergiversar una información. ¿Qué es manipular? Para el profesor de Periodismo de la Universidad Complutense Rafael Díaz Arias equivale a mentir, ocultar la realidad, sesgar la información, ser parcial o falsamente imparcial.

Las movilizaciones contra estas prácticas no son un fenómeno nuevo. “Este tipo de movimientos tiene una larga trayectoria en RTVE. Siempre ha habido contestación y no solo con los Gobiernos del PP”, sostiene Díaz Arias, quien recuerda grupos como el autodenominado Comité Antimanipulación, que tuvo su momento cumbre durante el Prestige y las manifestaciones contra la guerra de Irak.

Cada uno de los casos que denuncia el Consejo de informativos es examinado hasta en el mínimo detalle. El análisis minucioso sobre cómo se informó de los actos vinculados al 8-M, por ejemplo, se plasmó en 54 folios. Uno de los gráficos que ilustran la cobertura que realizó TVE muestra el reparto de tiempos de las intervenciones políticas el Telediario-2. PP+Gobierno acapararon el 72%, a larga distancia de Ciudadanos (14%), PSOE (8%) y Podemos (6%).

Un estudio de la Universidad de Sevilla liderado por la profesora María Lamuedra concluye que el público demanda una televisión pública sólida, que no sea de segunda calidad y que trate a la audiencia “como ciudadanos, no como consumidores o potenciales votantes”. La investigación pone de relieve que los ciudadanos son conscientes de que "el periodismo es necesario en una democracia y consideran  que los medios públicos son fundamentales".

Para visibilizar las protestas por la falta de pluralismo y reivindicar el derecho de los ciudadanos a unos noticieros independientes, los periodistas han puesto en marcha la campaña Viernes negro. Todos los colectivos profesionales, desde locutores y camarógrafos hasta redactores y técnicos, visten de luto como gesto de rechazo a la demora de los grupos parlamentarios para renovar al presidente y al consejo de administración de RTVE.

Ahora, las protestas de visualizan en los viernes negro, jornadas en las que los trabajadores visten luto.

Una reforma paralizada por el PP

La petición cursada por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, de nuevos informes jurídicos sobre el reglamento que debe fijar los términos del concurso público para elegir a la cúpula de RTVE, retrasa la reforma por tiempo indefinido. Los tres principales grupos parlamentarios de oposición (PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos) alcanzaron un acuerdo en marzo para renovar al presidente de RTVE, que expira el próximo junio, y al consejo de administración. Pero este pacto a tres bandas necesita obligatoriamente el apoyo del PP, que tiene la llave en el Senado.

Los trabajadores de RTVE consideran “vital” el concurso público, una fórmula mediante la cual el presidente “sería elegido por criterios profesionales y por consenso”. Garantizaría “la independencia editorial de RTVE y pondría fin a su etapa más negra, un periodo de seis años en los que la corporación ha sido puesta al servicio del partido que sustenta al Gobierno”.