Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP expedienta el senador acusado de corrupción

La dirección del partido evita pedir a Agramunt la entrega del acta

Pedro Agramunt, en una conferencia sobre terrorismo en marzo de 2017.
Pedro Agramunt, en una conferencia sobre terrorismo en marzo de 2017. TASS

El Comité de derechos y garantías del PP ha abierto expediente informativo al senador Pedro Agramunt, tras conocerse el informe del Consejo de Europa que detalla donaciones de Azerbayán para su candidatura a la presidencia de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (que logró); relojes y licores ofrecidos por políticos de Europa del Este; y hasta la posibilidad de que se le tentara con prostitutas.

“Es normal, lógico y no me preocupa absolutamente nada”, reaccionó al expediente el senador del PP, que se reafirmó en su decisión de no dejar el acta en la Cámara Alta —su partido tampoco se la reclama—. “Han abierto el expediente, pero todo quedará pospuesto hasta que yo sea escuchado en mayo por la comisión”, añadió. “Sigo sin tener ninguna duda [de haber hecho todo correctamente]. La verdad va por delante”.

El informe de la comisión independiente recorre toda la carrera de Agramunt en la asamblea parlamentaria, hasta su ascenso como presidente, en la que apunta a que Azerbaiyán “desempeñó un papel”, “incluso con financiación”. Además, el documento asegura que existen distintos ejemplos de que el senador popular defendió los intereses azeríes a la hora de tomar decisiones en la Asamblea. También explicita que “existen pruebas” de que Agramunt intervino borradores de informes del secretariado de la Asamblea para minimizar las críticas hacia las autoridades azeríes.

Conclusiones del informe

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa —que reúne a representantes de 47 países— aprobó este jueves una resolución en la que asume esa investigación —las conclusiones son “ahora indiscutibles”, dijo— e instó a Agramunt y otros representantes europeos a dejar sus cargos en la institución, ya que no pueden ser cesados.

La resolución fue aprobada por 123 votos a favor, nueve en contra y 10 abstenciones, entre ellas la del líder del PP catalán, Xavier García Albiol. En ella se reclamó también a los grupos parlamentarios a los que pertenecen los políticos, así como a los parlamentos nacionales y a los propios gobiernos, que examinen este informe de investigación y que tomen las medidas necesarias porque son casos que “requieren plena atención”.  El relato del informe provocó que tanto el PSOE como Podemos pidieran que Agramunt renuncie a su escaño en la Cámara Alta. El PP, sin embargo, defiende su continuidad.

“Tanto Agramunt como el PP en su conjunto, con el cierre de filas en torno a quien está acusado de corrupción por instituciones europeas, están dejando en muy mal lugar a nuestro país”, denunció la senadora Vicenta Jiménez, de Unidos Podemos. “Está inhabilitado para estar en política”, opinó Mónica Oltra, la líder de Compromís, sobre el senador valenciano.

La polémica rodea al senador Agramunt desde abril de 2017. Entonces se supo que había visitado sin autorización previa al presidente de Siria, Bachar el Asad, en compañía de miembros de la Duma rusa, y solo unos pocos días antes de un ataque químico atribuido al régimen que acabó con la vida de un centenar de personas. Pese a que no existe un procedimiento para ello, el escándalo obligó a Agramunt a dejar su puesto como presidente de la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa.

El PDeCAT apoya al diputado Xuclá

El diputado del PdECAT, Jordi Xuclá, que también es citado en el informe, subraya que no se le vincula con ninguna práctica corrupta, que solo se le nombra por haber compartido un documento con un asesor de fuera del Consejo de Europa, y que su partido le respalda.

“Estoy a años luz del comportamiento del señor Agramunt”, explicó. “Fui elegido como presidente de la comisión de observación electoral de Azerbayán en 2015”, recordó. “Los observadores me pidieron que preparara un borrador que sirviera para luego hacer el posicionamiento final”, siguió. “Pedí a un asistente de mi partido que trabaja en Barcelona y que tiene el inglés como lengua materna que puliera el texto desde el punto de vista lingüístico”. Y remató: “En el informe se dice que he incumplido el código de conducta porque compartí una información confidencial del consejo de Europa con una persona de fuera. Niego la mayor. Era un borrador”.

Xuclá, que colaboró con la investigación, ha presentado alegaciones y espera ser exonerado.

Más información