Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España retrocede posiciones entre los países con menos muertes en carretera

Pasa del quinto al noveno puesto entre los socios de la UE tras el aumento de la mortalidad

Control policial de acceso desde la A-2. Ampliar foto
Control policial de acceso desde la A-2.

España ha reducido en una cuarta parte el número de muertes en carretera en los últimos siete años. En 2016 solo cuatro países de la Unión Europea tenían una tasa de víctimas por habitante más baja. Pero la fulgurante progresión respecto a los estados de su entorno se ha cortado en seco a la vez que la mortalidad remontaba. Según datos publicados este martes por la Comisión Europea, España desciende del quinto al noveno puesto entre los países con menos fallecimientos en accidentes de tráfico, con una tasa de 40 muertes por millón de habitantes, uno más que en 2016.

España cuenta todavía con argumentos para defender sus avances en seguridad vial: se mantiene en niveles similares a los de Alemania o Finlandia, y sale bien parada respecto al conjunto de sus socios europeos, cuya mortalidad media es todavía superior —49 muertes por millón—. Sin embargo, la tendencia negativa de cuatro años de aumento constante de víctimas en carretera deja un balance en regresión y la sensación de vivir del pasado. La estadística europea premia los grandes avances en 2011, 2012 y 2013. Desde entonces, el estancamiento es visible, aunque Bruselas sigue situándola en el grupo de cabeza. "España está haciendo las cosas bien en seguridad vial, manteniendo su posición entre los que tienen mejores registros", ha afirmado este martes la Comisión.

En la UE, la mejora ha sido tímida. El número de muertos ha pasado de 50 víctimas por millón de habitantes a 49. Eso deja 25.300 fallecidos en los Veintiocho y unos 135.000 heridos. Pese a que las cifras arrojan un cómputo desolador de 69 muertes en carretera al día, es el número más bajo de los últimos años, y sitúa al continente como el espacio más seguro del mundo para conducir: la media global es de 174 por millón de habitantes, más del triple que la europea, lo que se traduce en 1,3 millones de fallecidos al año en las carreteras de todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). "Si bien esta evolución es alentadora, será muy difícil alcanzar el objetivo de la UE de reducir a la mitad las muertes en carretera entre 2010 y 2020", ha señalado la Comisión en un comunicado.

Las estadísticas muestran todavía la vulnerabilidad de peatones y ciclistas europeos: el 46% de los fallecidos viajaba en coches o vehículos similares, el 21% eran peatones, el 14% motoristas y el 8% ciclistas. Más de 3.000 jóvenes perdieron la vida. Casi el 14% de los muertos tenía entre 18 y 24 años, a pesar de que este grupo de edad representa solo el 8% de los ciudadanos europeos, lo que los sitúa como los más afectados por los accidentes.

Estonia (-32%) y Eslovenia (-20%) han sido los países que han logrado un descenso más pronunciado en la cifra de muertos, aunque Suecia, Reino Unido, Holanda y Dinamarca son, por ese orden, los que sufren una menor mortalidad. En el lado opuesto, Chipre y Eslovaquia son los estados que más han visto crecer los fallecidos, si bien Rumanía y Bulgaria tienen las carreteras más peligrosas de la UE.

Bruselas apuesta por tres vías para que en el futuro el balance de víctimas sea más favorable: los avances tecnológicos de los sistemas de asistencia inteligente al conductor, la mejora de las infraestructuras, y la transición hacia el coche autónomo, al que atribuye el potencial de reducir ostensiblemente los errores humanos, responsables de nueve de cada diez colisiones.

Más información