Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRÁFICO

¿Dónde ‘cazan’ a más conductores sin carné?

La Administración impuso más de 27.000 sanciones en 2017 por ir al volante sin licencia

Tras tres años seguidos de descenso, las multas impuestas por conducir sin carné de conducir vuelven a repuntar en España. Según los datos facilitados por el Gobierno en una respuesta parlamentaria al diputado Miguel Ángel Heredia (PSOE), las autoridades emitieron 27.506 sanciones de este tipo entre el 1 de enero y el 11 de diciembre de 2017. Una cifra que, pese a no recoger los últimos 20 días del año, superó ya las 27.231 registradas durante todo 2016. Pero ese número aún se sitúa lejos de las 35.497 contabilizadas en 2013, cuando se superaron las 35.000.

"Teniendo en cuenta el afán recaudatorio del Gobierno de Mariano Rajoy, es cuanto menos extraña dicha reducción", ironiza el parlamentario socialista sobre una bajada de estas multas superior al 15% en el último lustro y que se traduce en 8.000 en sanciones menos por conducir sin carné. Heredia achaca este descenso al "recorte" en el número de agentes de la Guardia Civil de Tráfico, ya que, desde que comenzó la década, el Ministerio del Interior ha reducido el despliegue de forma progresiva. Según los datos del Ejecutivo, esta agrupación del instituto armado contaba en 2011 con 9.673 efectivos. Una cifra que cayó casi un 10%, hasta los 8.852 de 2017.

"Hay menos agentes y, por tanto, menos controles. Todo ello contrasta, además, con el hecho de que murieron 1.200 personas en las carreteras españolas en 2017, el peor registro del lustro. Y ya llevamos dos años consecutivos de incremento de los fallecidos", alerta el diputado del PSOE sobre el alza de la siniestralidad. Pero la DGT, por su parte, siempre recuerda que actualmente se está registrando un aumento de la movilidad y que en 2017 se contabilizaron 408,5 millones de desplazamientos de largo recorrido, un 14,5% más que cuatro años antes.

Extranjeros sin licencia

La respuesta parlamentaria del Gobierno detalla también los motivos por los que Tráfico impuso este tipo de sanciones. En 2017, el 55,8% de las multas se dictaron contra los automovilistas por ponerse al volante sin ningún tipo de carné; el 24,3%, por portar una licencia extranjera no válida en España; y el 19,8%, por tener un permiso que no les habilita para llevar el vehículo que conducían.

Además, los datos de Interior —que no incluyen Cataluña y Euskadi, donde las competencias sobre Seguridad Vial se encuentran transferidas— dibujan un ranking por territorios que sitúa el foco de atención en Madrid. Fue la provincia donde se contabilizaron más sanciones por ir sin licencia, con un total de 3.939 el pasado año. A continuación, la mirada se pone en los conductores del Levante de la Península: Almería, Murcia, Málaga y Alicante son las otras zonas del país donde más multas por este motivo se imponen, con 2.245, 2.178, 2.097 y 1.977, respectivamente.

La Fiscalía ya incidió en su último informe en la dimensión de este problema. La justicia española dictó 25.652 condenas en 2016 por conducir sin carné, un delito previsto en el artículo 384 del Código Penal y que se castiga con penas de tres a seis meses de prisión, multa de seis a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Eso sí, la legislación española precisa que solo considera delito manejar un vehículo cuando se han perdido todos los puntos asignados, cuando el conductor ha sido privado cautelar o definitivamente de la licencia por decisión judicial o cuando nunca se ha obtenido un permiso de conducir. Es decir, ponerse al volante con una licencia de otro país, aunque no esté convalidada en España, no es un delito sino una falta administrativa.

Pese a ese matiz, "[las condenas penales por ir sin carné] constituyen la segunda fuente en importancia númerica de la que se nutre la estadística de los delitos viales", recalca el documento elaborado por el Ministerio Público. De hecho, aunque las sentencias de culpabilidad de este tipo dictadas por los tribunales españoles se han reducido ligeramente respecto a 2015 y 2014, cuando se contabilizaron 25.923 y 26.046, respectivamente; estas representan el 31,7% del total de condenas por delitos relaciones con la seguridad vial. Solo se sentencia a más automovilistas por conducir drogados o borrachos —a 50.552 personas en 2016, el 65,5% del total—.

Promesas de más examinadores para obtener el permiso

No acaban los recelos sobre los efectos de la huelga de examinadores de tráfico que acabó a finales del pasado año y que provocó la suspensión de 219.000 pruebas prácticas para obtener el permiso de conducir. El Defensor del Pueblo ha revelado esta semana que recibió más de 6.000 quejas de ciudadanos afectados durante los seis meses de movilizaciones y, en su informe anual, insta a las autoridades a "redoblar los esfuerzos" para evitar "nuevos paros". "A mediados de diciembre de 2017 finalizó por el momento la huelga, al parecer en virtud de un compromiso vinculado a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018", destaca la institución. Pero esas cuentas aún no las ha aprobado el Congreso, pendiente del acuerdo entre PP, Ciudadanos y PNV.

Las protestas evidenciaron los recortes del Gobierno a la plantilla de examinadores, que ha perdido casi un 20% de sus efectivos desde 2009. Una reducción que continuó, incluso, durante la huelga. Según los datos del Ejecutivo, en junio de 2017 se contaba con 745 trabajadores, frente a los 722 que se contabilizaron el 5 de diciembre —ocho días antes de que se desconvocaran los paros—. "Pese al fin de las movilizaciones, el problema no ha terminado porque la falta de plantilla provoca interrupciones en los procesos de formación de los alumnos y parones en la actividad de los profesores, lo que genera una pérdida de calidad formativa y pone en riesgo el empleo de un colectivo integrado por unos 18.000 docentes", alerta el diputado Miguel Ángel Heredia.

La DGT ya ha prometido más recursos y ha anunciado cuatro cursos de formación de examinadores. El primero acabó en diciembre del pasado año y permitió incorporar a 22 nuevos efectivos, según los datos facilitados en una respuesta parlamentaria por Tráfico, donde se asegura que para finales de 2018 habrán acabado las otras tres tandas. "En total, se incorporarán a la DGT unos 154 nuevos efectivos, lo que podrá suponer la cobertura prácticamente total de la plantilla para llevar a cabo con normalidad", afirma el Ejecutivo.